Home » Reproducción » Cruzamientos » La raza Guzerá y sus cruces

La raza Guzerá y sus cruces

La hembra lechera Guzerá presenta una ubre muy bonita con ligamentos fuertes; la ubre del Guzerá está constituida por una piel fina y sedosa que, cuando es ordeñada, parece una bolsa marchita. De hecho, la ubre del Guzerá se contrae y prácticamente desaparece, como si la hembra no produjera nada. Un buen ejemplo parece haber sido el de la vaca “Sorpresa-JA” que, después de viajar más de 3.000 kilómetros, parecía que no tenía leche alguna, en el momento del Concurso. Muchos sugirieron no incluir la vaca, para no desprestigiar a la raza pero el criador fue taxativo e incluyó la vaca que produjo 16,0 kg y venció en el concurso.

Los toros de la raza Guzerá se utilizan para reparar las ubres pendientes y las tetas de tamaño exagerado de las vacas lecheras comunes. El toro Guzerá lechero es muy utilizado como alternativa cebuina en los cruces donde ya se utilizó el toro Gir. Normalmente, se utiliza el toro Holandés sobre vaca Gir, formando la novilla Girolando (F-1). Esta novilla tiene dos alternativas: a) ser cruzada con un toro europeo (Holandés, Pardo-Suizo, etc.) formando el % europeo ideal para regiones templadas; b) ser cruzada con toro cebuino (Guzerá lechero) formando el % cebú ideal para regiones calientes.

Además de ese cruce inicial, también el Guzerá lechero es francamente utilizado sobre vacada lechera común, formada por el cruce de varias razas, para garantizar mayor firmeza en los sostenes de la ubre. Además, las crías serán de buen porte y muy rentables en el sacrificio.

Desde el inicio de la historia del Cebú en Brasil hubo cruces entre el Guzerá y las demás razas lecheras existentes, destacándose el Holandés, el Pardo-Suizo, el Red-Poll, y otras, así como con razas de carne como el Durham, el Limousin, el Charolaise, etc. Nunca hubo, sin embargo, un interés en registrar ese tipo de ganado cruzado que hoy se llama “Guzolando”.

En el Nordeste, principalmente en la región semiárida, la mayoría del ganado lechero está formada por el cruce de Guzerá con Pardo-Suizo o con Holandés. Nadie, sin embargo, piensa en registrar las producciones, pues la Inconstancia climática es un fuerte desaliento para las estadísticas.

Sólo en el año 1989 se aprobó el Reglamento para la formación del Guzolando (o “Guzerando”, nombre prontamente descartado). La sed de la nueva raza fue establecida en Brasilia pero tuvo poca actuación. Después de un período de marasmo, en 1998, se decidió por la transferencia de la sede a la ACGB – Asociación de los Creadores de Guzerá de Brasil, en Uberaba (MG).

Tal vez el más importante uso del toro Guzolado sea sobre vacada Girolanda, pues refuerza los ligamentos de la ubre, corrige el tamaño y dirección de las tetas. Prácticamente toda la producción de Guzolando es adquirida por los criadores de Girolando.

El toro Guzolando sobre la vacada produce un magnífico resultado en el sacrificio. También es muy utilizado como reproductor en la generación F-2 taurindica, para producción termina. El macho Guzolando (F-1) es excelente para el confinamiento o para ser mantenido en el campo.

El Guzolando es de gran tamaño, generalmente de pelaje negro o rojo, cuernos cortos cuando no descartados hasta la Edad de 30 meses. La ubre es firme, de ligamentos poderosos, permitiendo una fácil producción por encima de 7.000 kg. La media de producción de este cruce es de 3.500 – 5.500 kg / año con 4,5 – 5,5% de grasa.

Fuente: Asociación Brasileña de Criadores de Guzerá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *