Home » Manejo » Diseño de sistemas silvopastoriles

Diseño de sistemas silvopastoriles

Un sistema silvopastoril es una alternativa de uso del suelo en áreas dedicadas a la producción ganadera, en la que se combina la presencia e interacción de especies leñosas (árboles y arbustos), pastos y animales bajo un sistema de manejo integral.

¿Por qué es necesario la implementación de SSP en fincas ganaderas?

La ausencia de árboles en potreros ha hecho que los suelos en esas áreas se vuelvan más vulnerables a los procesos de deterioro por erosión o compactación, disminuyendo su capacidad productiva, además de otros efectos ambientales desastrosos, lo que se agrava más cuando se extiende la ganadería a áreas o paisajes inadecuados. Por otro lado, provoca falta de confort para los animales afectando su bienestar y producción.

El principal objetivo de los sistemas silvopastoriles es aumentar el valor y productividad de las parcelas de los productores, diversificando y mejorando su producción y manejando el recurso suelo de forma sostenible para que no pierda su fertilidad.

Tipos de sistemas silvopastoriles. 

  • Cercas vivas con especies leñosas (arbóreas y arbustivas).
  • Bancos de arbustivas forrajeras.
  • Leñosas perennes con cultivos de pastos en callejones.
  • Árboles dispersos en potreros.
  • Pastoreo en plantaciones con árboles maderables o frutales.
  • Cortinas rompevientos.

Ventajas de estos sistemas. 

  • Propician un microclima ideal que reduce el stress calórico en los animales.
  • En época de verano algunos árboles forrajeros proveen follaje y frutos que sirven de alimento al ganado.
  • Favorecen la infiltración de agua y retención de humedad en pasturas y ayudan a la conservación de las fuentes de agua.
  • Tienen un gran potencial para almacenamiento de carbono.
  • Permiten el reciclaje de nutrientes.
  • Ayudan a la protección del suelo.
  • Conservan la biodiversidad y posibilidad de regeneración de especies.
  • Incrementan los ingresos en la finca.
  • Permite incrementar la fertilidad de suelos.
  • Mejoran el paisaje.

Que opción seleccionar para implementar en la finca:

  • Objetivos y preferencias que tiene el productor con respecto a las leñosas perennes y a las forrajeras.
  • Tamaño de la finca.
  • Localización.
  • Topografía.
  • Disponibilidad de mano de obra.
  • Otros recursos económicos.

Diseño de un sistema silvopastoril

Diseñar sistemas silvopastoriles (composición y arreglos) en armonía con otros componentes de la finca (genética animal, suplementación estratégica, usos forestales y manejo de residuos) como estrategia de adaptación y mitigación al cambio climático de fincas ganaderas, es un medio para que los productores ganaderos en condiciones tropicales transformen sus sistemas tradicionales en modelos sostenibles de producción con una mayor productividad y competitividad.

En una finca ganadera se pueden combinar varios tipos de sistemas silvopastoriles, que generan bienes y servicios.

Establecimiento de SSP como pastos en asocio con árboles dispersos en potreros, cercas vivas, bancos forrajeros y áreas de regeneración natural.

Para establecer un SSP  se debe tomar en cuenta aquellas especies que nos puedan brindar múltiples beneficios tanto de alimentación del ganado en la época seca, productos maderables, fuente de energía (leña) así como de restauración y protección del suelo y del medio ambiente.

De las leñosas es importante tener en cuenta composición, riqueza, abundancia, distribución espacial y densidad de árboles que tendrá el SSP. En el caso de las especies con potencial forrajero, se deben seleccionar especies que tengan  resistencia a la sequía, alto valor nutricional, buena palatabilidad, apetecido por el ganado como alimento y  disponibilidad de forraje en época seca.

En las fincas ganaderas cuando se realizan las chapias de los potreros, no se toma en cuenta aquellas plantas de regeneración natural que aparecen en los potreros y son cortadas como que fueran malezas. Si estas plantas se cuidan dentro de 6 o 7 años servirán para garantizar sombra y otros servicios ambientales.

En el sistema arboles dispersos en potreros, se considera la cantidad de árboles existentes en el potrero, ya que de la abundancia o escases depende si hay que realizar raleos o podas o sembrar árboles sea por estaca, semilla o plantas de vivero. Se considera que densidades entre 60 a 70 árboles por hectárea es adecuada, tomando en cuenta que un 10% sea copa alta, 10 % de copa intermedia y 80 % de copa media a baja.Otras investigaciones hacen mención hasta de 100 a 120 árboles por hectárea.

Disponer de mayores densidades de árboles y arbustos forrajeros, sea en potreros, cercas vivas o regeneración natural, implica que deben ser bien manejados para obtener de ellos mayores beneficios ganaderos y ambientales. En dependencia de la forma en que este establecida o del uso que se le dé a las leñosas, los beneficios en el mejoramiento de la calidad de la dieta por la presencia de frutos y follajes, disminuirá los costos por la compra de insumos externos.

No menos importante es la selección de la especie de pasto a establecer en el sistema, se debe considerar la que mejor se adapte a las condiciones agroecológicas de la zona, alto contenido nutricional, tolerancia a la sombra y alta producción de biomasa. Las pasturas mejoradas, permite generar una eficiente y abundante oferta de forraje verde de buena calidad durante todo el año.

De otro lado, la selección e incorporación de los bancos forrajeros en las fincas permite disminuir la presión sobre los pastizales, ya que pueden usarse las especies sean gramíneas o leguminosas como suplemento del ganado en épocas de escases. Además, la integración o combinación del sistema permiten aumentos en la carga animal, mejorando los niveles de producción y productividad por hectárea.

Pastoreo Racional Intensivo en SSP de pastos en asocio de árboles dispersos en potreros y cercas vivas forrajeras.

Este sistema funciona muy bien en lecherías donde las vacas de ordeño pueden entrar a los cuartones a pastorear por periodos de tiempo corto (3 a 4 días/cuartón). El ganado se retira del potrero cuando la altura del pasto esta entre 15 y 20 centímetros.

Este SSP consiste en dividir una manzana en 4 partes iguales, colocando salitreros y bebederos en cada cuartón. Se establece una especie de pasto que sea preferido por el ganado, alto valor nutritivo y alta producción de biomasa. Se pueden usar cargas altas siempre que el ganado no duerma en el potrero.

Pastoreo en callejones de madero negro y/o Leucaena.

El uso de madero negro asociado con pasto entre callejones incrementa la productividad del sistema. El madero negro responde bien la poda y al ramoneo, por eso se recomienda para después del ordeño introducir las vacas paridas y con sus terneros al menos 3 horas. Otras leguminosas que responden bien son la leucaena y la cratylia.

Bancos forrajeros (proteína, energéticos y mixtos).

Esta es una alternativa que puede ser usada cuando el alimento escasea en verano, ya que presenta muchas beneficios, como el uso mediante el corte para suministrar al ganado de manera fresca, o bien guardando o conservando el follaje para utilizarlo en épocas más críticas.

Las especies que se establezcan en los bancos deben tener buena capacidad de rebrote luego del corte, deben poseer un alto potencial para producción de hojas (biomasa) y retenerlas en la época seca. Otro aspecto importante es que no se necesitan grandes extensiones para establecer los bancos, porque en áreas compactas se maximiza y mejora la producción por unidad de área.

Enviado por: Camilo Gutiérrez B. M.Sc. | Email: camilogutierrezceca@yahoo.es

Un comentario

  1. Yarenny Gonzalez

    Te felicito, que artículo tan interesante y educativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *