Home » Manejo » ¿Cómo debo hacer una pastura?

¿Cómo debo hacer una pastura?

Para tener una buena producción de pasto, es necesario partir de una población bien establecida. Erroneamente, cuando una siembra de pastos falla, generalmente se atribuye a una mala germinación de la semilla, o al mal tiempo por exceso o déficit de humedad, sin mirar que son numerosos los factores que influyen en ella.

El desarrollo de una pradera se divide en germinación, establecimiento y crecimiento, cada uno de estos estados con sus limitaciones y peligros.

La germinación de la semilla viva requiere: 

  • Membranas permables, semillas escarificadas.
  • Suficiente cantidad de aire. Semillas plantadas demasiado profundo, en suelos pesados y húmedos, pueden dejar de germinar por falta de oxígeno.
  • Temperatura favorable.
  • Humedad suficiente. Combinaciones de temperatura y humedad desfavorables pueden resultar en baja germinación.

El establecimiento después de la germinación puede fallar por: 

  • Sequía. Semillas sembradas en suelos livianos y sueltos pueden germinar después de lluvias ligeras, pero si a continuación se presenta una sequía, las plántulas pueden morir antes de desarrollar suficientes raíces para el establecimiento.
  • Semilla muy superficial. La capa superior del suelo se seca y calienta muy rápidamente; si la semilla se encuentra demasiado superficial la plántula se puede deshidratar y morir.
  • Semilla demasiado profunda. Debido al tamaño tan pequeño de la semilla es muy frecuente que quede colocada a profundidades a las cuales no puede emerger. Esa es tal vez la principal causa de pérdida de población.
  • Presencia de una costra dura en el suelo. Se presenta cuando alternan lluvias y periodos secos y el suelo es pesado y sin estructura. La situación se agrava si la semilla se pone muy profunda.

El crecimiento de las plántulas después del establecimiento se puede detener por las siguientes causas: 

  • pH inadecuado.
  • Baja fertilidad.
  • Mal drenaje.
  • Sequía.
  • Exceso de competencia cuando se siembra intercalada con un cultivo.
  • Exceso de competencia por parte de las malezas.
  • Ataque de plagas o enfermedades.

ANÁLISIS DE SUELOS. 

Es normal que en muchos casos los nutrientes que requiere una planta no se encuentren en el suelo en la cantidad adecuada para un normal desarrollo, haciéndose necesario suministrarlos mediante fertilizaciones y enmiendas.

Para esto se requiere el diagnóstico de la situación mediante el análisis del suelo. De ésta forma se establecen las necesidades reales de nutrientes que necesita un pasto para su normal desarrollo. Lo anterior debe hacerse a través de un laboratorio de análisis de suelos debidamente reconocido donde igualmente se formulen los correctivos o se hagan las sugerencias respectivas.

analisis-suelos

El análisis de suelos es el sistema más sencillo, económico y rápido y cuando se utiliza en forma técnica es un auxiliar bastante eficiente en la programación de la fertilización. Este sistema tiene sus limitaciones y esta es la razón por la cual debe ser interpretado por un profesional capacitado pues de lo contrario los programas elaborados pueden ser antitécnicos, ineficientes y costosos.

PREPARACIÓN DE SUELOS.

Es importante para lograr una buena germinación que haya como circunstancia complementaria una adecuada preparación de los suelos.

6-tractor-y-garcillas

Si los terrenos por su topografía y condición física permiten labores mecanizadas se deben tener en cuenta las siguientes normas:

  • Eliminar la vegetación natural en forma química aplicando herbicidas o mecánica con guadañadora (ésta vegetación se deja descomponer durante uno o dos meses).
  • Dar varias pasadas de rastra pesada, sin traba, en forma cruzada y después un rastrillo pulidor sin traba para eliminar terrones dejando una cama adecuada para poder llevar a cabo la siembra.
  • No se debe utilizar arados de disco para después rastrillar porque se corre el riesgo de que con lluvias fuertes la semilla se profundice más alla de los 2 centímetros y se pierda porque no puede emerger.

Cuando se aplica algún correctivo (calfos, roca fosfórica etc) debe hacerse con la última pulida para incorporarlo al suelo antes de la siembra. En terrenos de ladera donde se dificulta la mecanización hay algunos métodos que permiten su aprovechamiento de la siguiente manera:

  • Aplicar herbicida para quemar la vegetación.
  • Donde es necesario se hacen surcos con curvas de nivel a 30 centímetros entre surco y surco. Estos deben ser superficiales no más allá de 2 centímetros de profundidad.

SIEMBRA. 

Cuando se trata de terrenos que se han preparado en forma mecanizada la semillas (p.ej., de Brachiaria) se pueden sembrar al voleo por medio de voleadora accionada con tractor o sembradoras.

Para distribuir uniformemente la semilla esta se debe mezclar en la voleadora con cascarilla de arroz o aserrín homogenizándola bien.

Previo a la siembra la voleadora debe calibrarse para regar la misma cantidad de mezcla por hectárea asegurándose que entre huella y huella del tractor no haya más de 1.5 metros de distancia para que no queden espacios sin cubrir.

La semilla se debe tapar por medio de ramas que van colgadas detras de la voleadora a una distancia de 2.5 a 3 metros. El ancho de la escoba formada por las ramas debe ser de 3 a 4 metros para cubrir toda la franja que esparce la voleadora.

En los terrenos no mecanizables se siembra en los surcos curvas de nivel, o a chuzo, tratando de mantener en todo momento la profundidad de 2 centímetros a una distancia de 20 centímetros en cuadro.

CONTROL DE MALEZAS. 

Las malezas son plantas que causan más daño que beneficio en el lugar donde crecen. Así, muchas plantas consideradas como benéficas bajo ciertas circunstancias. Las malezas compiten por espacio, agua, luz y nutrientes con los pastos, y por lo tanto en un potrero enmalezado la producción de forrajes se disminuye notablemente. Las enfermedades y plagas pueden ser también limitantes en la producción del forraje, pero en general, son menos importantes desde el punto de vista económico que las malezas.

helechos

Potrero de Brachiaria invadido por helechos.

Además del efecto directo que tienen las malezas al competir con los pastos por agua, luz y nutrientes causan pérdidas económicas al afectar los costos de producción, la calidad de los productos y por una mayor incidencia de insectos y enfermedades.

El control de malezas debe ser sistemático e integrado. No existe un método de control que se adapte a todos los problemas. Los sistemas de control de malezas se pueden dividir en prevención y destrucción. Las medidas de prevención están dirigidas a impedir que una maleza se establezca en un área que se encuentre libre de ella o a que se disperse a nuevas áreas. La destrucción de la maleza implica dos aspectos: erradicación y control.

La erradicación requiere la muerte de la planta y la destrucción de todos sus órganos de reproducción. La erradicación es practicable y se justifica cuando la maleza está confinada en un área limitada o cuando es extremadamente nociva. En general la erradicación no se justifica y es más aconsejable aplicar medidas de control que permitan mantener poblaciones de malezas suficientemente bajas que no alcancen a afectar significativamente la producción de forraje.  La erradicación generalmente no se logra con una sola aplicación porque las semillas pueden permanecer latentes en el suelo. La erradicación siempre es difícil y costosa.

Los métodos de control de malezas se dividen en mecánicos y químicos. Dentro de los métodos mecánicos deben preferirse aquellos que evitan o previenen la erosión y que no afecten el suelo o lo hacen en menor proporción. Y dentro de los químicos se considera el uso de productos o matamalezas que destruyen únicamente las malas hierbas.

2 Comentarios

  1. Señor Jairo serrano, buen día, justo lo tratado en este articulo y en que brachiaria utilizar es mi problema, le comento:

    Tengo un terreno ubicado a 1700 msnm con abundante lluvia, he realizado análisis de suelos, aplicado enmiendas y realizado las siembras, una vez se establece el cultivo, y se le aplica carga animal, demora hasta 6 meses en encontrarse listo para un nuevo pastoreo, he intentado con brachiaria decumbes, teniendo los resultados mencionados, además debo mencionar que la profundidad de los suelos no es mar a 40 cm en suelo franco arcillosos, muy húmedos mas no encharcados, con leve pendiente.

    Quisiera probar pastos como el Brizantaha Piata, Brizantha Toledo, ó Tifton 85, sin embargo no quiero caer en el error de no recurrir a expertos en el área, por tal razón le solicito a usted si presta sus servicios profesionales o puede recomendarme a alguien que lo haga, para así volver productiva esta tierra que me tiene al borde del suplicio.

  2. Salvador Aguilar Rodriguez

    Es una excelente explicación sobre los cuidados que deben tomarse en cuenta para la siembra de pastos, los factores que intervienen en el desarrollo del mismo, donde se puede consultar para determinar las características del terreno y necesidades del mismo para su adecuada fertilización, es costoso?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *