Home » Ganadería » Carne » ¿Qué son los promotores de crecimiento?

¿Qué son los promotores de crecimiento?

Existen 2 tipos de aditivos que inducen el crecimiento: los que operan en la flora ruminal y los anabólicos, que se dividen en inyectables e implantes. Conozca la forma como funcionan estas sustancias que aumentan el rendimiento en canal.

Antes que nada, el médico veterinario y consultor para la Región Andina de MSD Salud Animal, Rodrigo Cujiño, explicó que debe hablarse de promotores de rendimiento, porque el animal no aumenta de tamaño, sino que mejora sus carnes.

Los promotores de crecimiento se dividen en 2 grandes grupos: los que actúan en la flora ruminal y los anabólicos, que a su vez se subdividen en inyectables y los que se colocan como implantes.

Al primer grupo pertenecen productos como la monensina sódica, comercializado con el nombre de Rumensin de los laboratorios Elanco. Es utilizado en Europa y Estados Unidos con muy buenos resultados.

Según aseguró Cujiño, el anabólico inyectable es un producto que tiene una menor persistencia en el organismo y, en su concepto, va orientado a que mejore la curva fisiológica el animal después de haber sido sometido a un estrés.

Un ejemplo del estrés puede ser el que se genera cuando el ejemplar se transporta de una región a otra. Como es sabido, los animales pierden mucho peso durante los viajes, por lo que los empresarios ganaderos aplican los anabólicos buscando recuperar esa disminución. 

En relación con el anabólico en forma de implante, aclaró el experto que se emplea para superar la curva fisiológica, que puede llegar a incrementar hasta en un 20% adicional la ganancia diaria de peso que se presentaba antes de su aplicación.

Sostuvo que ellos trabajan con anabólicos desde  el año 1973 y que está demostrado que aumentan la síntesis de proteína y que estos productos, mejoran el rendimiento en canal. 

Contrario a lo que consideran muchos ganaderos, que con anabólicos se retiene agua, manifestó Cujiño que luego de diversos estudios de destacadas universidades del país y el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), sea comprobada que el producto da buen rendimiento en canal y no pierde peso cuando se refrigera.

Precisó también que estos no son estimulantes mágicos, sino que se deben acompañar con una alimentación balanceada, buen manejo y ambiente adecuado, libre de estrés.

No obstante, el experto de MSD Salud Animal hace énfasis en las contraindicaciones que pueden presentar los promotores de crecimiento, pues en los sectores académico y productivo existen temores de que puedan dejar residuos en la carne.

Explicó que desde el año 2001, se prohibieron en la Unión Europea todos los anabólicos en forma de implante así como los promotores que actúan en la flora ruminal. Igualmente en Brasil y Argentina, aunque aún se comercializan en México, Estados Unidos, Colombia, Centroamérica, Ecuador, Venezuela y Perú.

Cujiño da un parte de tranquilidad y afirma que luego de muchos años de trabajo, no ha encontrado evidencias que demuestren la afirmación de que los anabólicos dejan residuos.

Agregó que incluso estuvo en una reunión con varios colegas realizada en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) en el año 1994, donde se discutió el tema y al final, no hubo conclusiones definitivas sobre esa hipótesis.

Así pues, corresponde al empresario ganadero determinar si aplica estos implantes. En Colombia se consiguen entre $90.000 y $200.000, con 20 dosis en promedio, pudiendo durar 90, 120 o hasta 400 días, según la formulación. 

Puntualizó Cujiño que el implante se ubica en un punto equidistante entre la punta de la oreja, la base y los 2 bordes, prácticamente en el centro de la oreja, colocándose entre la piel y el cartílago.

Fuente: Adaptado de Contexto Ganadero | Visto en: Agromundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *