Home » Ganadería » Doble Propósito » Ordeño robótico, el siguiente paso de la lechería.

Ordeño robótico, el siguiente paso de la lechería.

Los sistemas de ordeño automáticos se están convirtiendo rápidamente en la norma a seguir ya que los productores de leche de todo el mundo buscan una mayor flexibilidad, controles fiables y un mejor rendimiento de ordeño para hacer sus granjas más sostenibles.

Origen del ordeño robótico. 

La compañía DeLaval obtuvo su primera patente de ordeño voluntario en 1982, e instaló el primer robot en una granja de Holanda a principios de 1990. Las primeras unidades de VMS se vendieron en 1998. Los productores de leche han llegado a apreciar el diseño innovador del VMS, que permite ordeñar las 24 horas con una producción récord y una calidad de leche superior. Otras características incluyen el ordeño preciso por cuartos, fácil de usar, pantalla táctil y la integración de todo el sistema con posibilidad de ampliación o mejora.

Robor DeLaval

Robot de ordeño DeLaval.

“Este es un gran hito que representa el trabajo duro de muchos, incluyendo ingenieros, especialistas en productos, técnicos de servicio, la red de ventas y por supuesto, a nuestros clientes” dijo Jonas Hallman, Director de Sistemas de ordeño automático de DeLaval International. “Lo que creo es que este logro significa realmente la dirección hacia la que se dirige la industria: tecnología para gestión de granjas de producción de leche automatizada e integrada.”

Ordeño robótico en Estados Unidos.

Desesperadas por tener mano de obra confiable y alentadas por los precios al alza, las vaquerías en todo el estado de Nueva York se lanzan hacia un mundo feliz de cuidado de ubres: ordeñadoras robóticas, que alimentan y ordeñan a vaca tras vaca, sin tocarlas con manos humanas.

En los últimos años, han aparecido veintenas de máquinas por todo el cinturón lechero de Nueva York y en otros estados, con lo que se están cambiando muy antiguos patrones en la vida cotidiana de las granjas y revigorizando el atractivo de la agricultura en una generación más joven, conocedora de la tecnología, y adversa al estiércol.

Robot de ordeño

Robor ordeñador en el estado de Nueva York.

Los robots permiten que las vacas establezcan sus propios horarios y hacen fila para la ordeña automatizada cinco o seis veces al día, con lo cual las sesiones antes del amanecer y ya entrada la tarde, alrededor de las cuales los lecheros construyeron su vida de tiempo atrás, se vuelven algo del pasado.

Con los transpondedores alrededor del cuello, las vacas reciben un servicio individualizado. Láseres les escanean y mapean el vientre, y una computadora registra mediante gráficos “la velocidad de ordeña” de cada animal, un factor crítico en el funcionamiento las 24 horas del día. Los robots también monitorean la cantidad y la calidad de la leche que se produce, la frecuencia de las visitas a la máquina, cuánto ha comido cada vaca e, incluso, el número de pasos que ha dado cada vaca al día, lo cual puede indicar cuándo está en celo.

Las máquinas son caras y cuestan hasta 250,000 dólares (sin las adaptaciones al establo) por unidad, que incluye un brazo mecánico, equipo para limpiar las tetillas, pantallas computarizadas, aparatos para ordeña y sensores para detectar la posición de las tetillas. Introducidas primero en Europa en los 1990, apenas hace poco prendieron en Pensilvania, Wisconsin y Nueva York, el cual es líder en la producción de yogur griego y el tercer mayor productor de leche de Estados Unidos.

A continuación un video que nos muestra cómo funciona esta tecnología y sus beneficios.

Y en Colombia ¿cuándo veremos esta tecnología?

Un comentario

  1. Jose Benito Juarez Ortiz

    Compartir esta información es como vamos generando el desarrollo pecuario en cualquier parte del mundo para beneficio de los productores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *