Home » Clínica » Toxemia gravídica en ovinos

Toxemia gravídica en ovinos

La toxemia de gestación es una enfermedad metabólica, que pese a haber disminuido considerablemente en las explotaciones de ovino como consecuencia de un manejo y alimentación adecuada en la etapa de preparto, sigue siendo un problema a prevenir en un número considerable de explotaciones.

Se trata de un trastorno metabólico caracterizado por hipoglucemia, nivel anormalmente reducido de azúcar en la sangre e hipercetonemia, nivel anormalmente aumentado de cuerpos cetónicos en la sangre, como consecuencia de un balance energético negativo. Aparece en las últimas seis semanas de gestación cuando las necesidades nutritivas son elevadas y la capacidad de ingesta de alimentos se ve reducida principalmente por el incremento de volumen del útero.

BIOQUIMICA DEL TRANSTORNO METABÓLICO

Ante la hipoglucemia, el animal trata de mantener niveles adecuados de glucosa en sangre para satisfacer las necesidades de sus tejidos vitales, neuronas y de los fetos.

Se inicia la gluconeogénesis hepática, formación de glucosa en hígado a partir de propionato.

Cuando el propionato se acaba el animal produce glucosa a partir de sustancias de reserva, de la grasa principalmente. Se produce lipolisis.

Dos posibilidades:

  1. Formación de glucosa, para lo que necesitamos oxalato.
  2. Formación de cuerpos cetónicos, cuando no hay oxalato, hipercetonemia.

CAUSAS

  • Escasez o ausencia de alimento al final de la gestación.
  • Escasez de precursores de glucosa en la dieta, como pueden ser los almidones de los cereales.
  • Estrés, porque aumenta las necesidades o disminuyen la capacidad de ingesta de alimentos, es decir, porque agrava el balance energético negativo.
  • Animales muy delgados o muy gordos en la última fase de la gestación o con gestaciones múltiples.

Existe un progresivo y rápido desarrollo de los signos clínicos, siendo exitoso únicamente el tratamiento si detectamos precozmente la enfermedad. Tenemos que estar muy atentos a los primeros signos de torpeza del animal, es buen indicativo el movimiento de paja de la cama cuando obligamos a estos animales a levantarse.

TRATAMIENTO

El mejor tratamiento de la toxemia de gestación es la prevención de la enfermedad, para lo cual se debe hacer un adecuado manejo de la alimentación.

Durante el preparto se deben suministrar alimentos energéticos, con alto contenido en almidones y de fácil digestión, como son los cereales. Las ovejas son rumiantes y por tanto debemos suministrar forrajes en su ración diaria, siendo la relación Forraje/Concentrado en esta fase de 50/50, estos forrajes deben ser de buena calidad.

Las necesidades de proteína en el preparto son menos elevadas que en otras fases productivas, aportando un mínimo del 12% de Proteína Bruta en la ración. Una parte importante de la proteína debe pasar sin modificaciones en el rumen ya que debemos evitar trabajo extra al hígado, por lo cual la debemos aportar con soja, colza o materias primas similares y no a base de urea.

Es fundamental que los animales lleguen al preparto, con una condición corporal adecuada, pues en este momento poco se puede hacer para corregirla, hay que evitar animales excesivamente gordos o muy delgados, alimentando a los animales de forma correcta en cada una de sus fases productivas.

Publicado en: Perulactea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *