Home » Clínica » Cestodosis de los rumiantes

Cestodosis de los rumiantes

Las infeccciones por céstodos en los rumiantes no tienen un impacto productivo importante, con excepción de lo que ocurre en corderos y ovejas donde, por efectos mecánicos y de oclusión de la luz intestinal por acúmulos importantes de parásitos, pueden generar algún trastorno vinculado con el peristaltismo intestinal y la acumulación excesiva de gases. Esto último contribuye en muchas majadas a la proliferación de bacterias anaerobias (Clostridium spp) que a través de sus toxinas pueden provocar la muerte de animales.

Etiología

Las parasitosis conocidas como Teniasis son producidas por cestodes del género Moniezia en bovinos y ovinos, a los que se le suma Thysanosoma en lanares. Moniezia expansa puede medir hasta 10 m y es común en el intestino de ovinos; Moniezia benedeni mide hasta 4 m y es común en el intestino de vacunos.

Moniezias

Proglotidos

Huevos Moniezia

Thysanosoma actinoides mide hasta 30 cm, es la “tenia festoneada del hígado”, se halla en el conducto colédoco de ovinos. Su escólex (cabeza) es de sólo 0,6 a 1 mm de ancho con 4 ventosas que utiliza para adherirse firmemente al tejido.

Thysanosoma

Ciclo de vida

El ciclo de vida es indirecto y la presencia y continuidad de la infección dependen de la participación de ácaros coprófagos de la familia Oribatidae que actúan como hospedadores intermediarios alojando a las larvas de la tenia llamadas cisticercoides que alcanzan su madurez infectiva a los 3 meses dentro del ácaro. Éstos son ingeridos por los rumiantes durante el pastoreo y las larvas son liberadas para comenzar la evolución hacia el estadío adulto que se alcanza a las 6 semanas de la ingestión de los ácaros. A partir de ese momento comienza la producción de proglótidos con huevos fértiles que se extiende por unos 5 meses. Este período de patencia coincide con la vida media de los cestodes adultos en el intestino.

Ciclo de vida Cestodos

Como se mencionó anteriormente, los cestodes no causan cuadros clínicos y no tienen efectos traumáticos pero evolucionan a expensas de la absorción de glúcidos, aminoácidos, lípidos, sales biliares y vitaminas que toman del contenido intestinal. Sin dudas, el mayor efecto se relaciona a mortandades en corderos a inicios de primavera y en borregos en otoño con altas cargas parasitarias que obstruyen el flujo intestinal y predisponen a enfermedades clostridiales (enterotoxemia).

Diagnóstico

En los momentos de mayor parasitación (primavera y otoño) se observa arrojamiento de segmentos maduros con las heces.

Proglotidas en heces

Dentro de estos segmentos se encuentran los huevos de forma triangular o cuadrangular que pueden observarse al análisis coprológico (h.p.g.). El hallazgo de huevos de estos cestodes no se cuantifica, debido a que la carga es muy variable y depende de la presencia de segmentos (proglótidos) en la muestra analizada.

Tratamiento de las teniasis 

El principio activo es el praziquantel (15 mg/kilo de peso vivo) dado que tiene alta eficacia contra estadíos inmaduros y adultos de las tenias. El grupo de los benzimidazoles (fenbendazole, albendazole y oxfendazole) es también efectivo, aunque debe suministrarse el doble de la dosis utilizada en la terapéutica de las infecciones por nematodes internos. El albendazole es el más eficaz dentro de ese grupo químico y luego el fenbendazole.

Bibliografía: Endoparasitosis más frecuentes en los rumiantes en sistemas pastoriles de producción. Pedro E. Steffan, César A. Fiel, Diego A. Ferreyra. Instituto de promoción de la carne vacuna argentina. p. 85. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *