Home » Reproducción » Inseminación » Novatos: no sufran por el cérvix

Novatos: no sufran por el cérvix

La Inseminación Artificial es una técnica reproductiva muy sencilla que nos permite mejorar rápidamente la genética de nuestros animales. Es una técnica económica y muy efectiva que puede darle un vuelco total a la producción de una finca en un tiempo relativamente corto. Sin embargo, he visto que muchas personas que intentan aprender la técnica abandonan su práctica por considerarla difícil de realizar. En realidad no hay tal, es sólo cuestión de práctica, paciencia y mucho SENTIDO COMÚN. El único obstáculo que encuentra el principiante es el paso del cérvix (cuello uterino) pero con un poco de tiempo y buena voluntad se adquiere la destreza necesaria para llevar el aplicador al punto blanco sin sentir que estamos cruzando el Sahara.

A continuación voy a dar algunos consejos para quienes comienzan a practicar ésta técnica. Espero les sirvan.

El cérvix es la región del aparato reproductor que constituye el límite del útero con la vagina. Es una estructura con forma de esfínter con pliegues y criptas que tiene como principal función la de actuar como una barrera aislando el útero (zona limpia) de la vagina (zona sucia). Esta función es esencial para proteger el paso de microorganismos hacia el útero y que la gestación se desarrolle sin problemas.

La estructura más destacada son sus anillos (más bien criptas) que se encuentran apoyados sobre una potente lámina de fibras musculares lisas que permite que se contraiga o se relaje durante el estro para permitir el paso del semen en dirección al útero o la expulsión del feto durante el parto. En las hembras bovinas vemos que sus cérvix son muy disímiles, habiendo unos largos, otros cortos, unos rectos, otros curvos etc.

El cérvix se protruye hacia la vagina con un primer anillo cervical llamado Hocico de Tenca (más bien es el esfínter de acceso) y esa protrucción crea un saco ciego llamado Fórnix donde ha menudo los principiantes pierden horas y litros de sudor intentando sortearlo.

la foto 1

En la imagen anterior vemos parte de un órgano reproductivo diseccionado. En él se aprecia la porción craneal de la vagina (1), el Hocico de Tenca (2) y el saco ciego o Fórnix (3).

Al principio el aplicador va a quedar allí y como las paredes de la vagina son tan elásticas el principiante seguirá avanzando y va a sentir que la punta de la pistola pasa los anillos. Algunos avanzan tanto que perforan la vagina. El nuevo inseminador creerá que está pasando el cérvix y hará la siembra del semen allí perdiendo la oportunidad de producir una nueva cría. El toro puede producir una cría depositando el semen en la vagina gracias al volumen de espermatozoides presentes en un eyaculado pero el inseminador no se puede dar ese lujo pues las pajillas vienen con una cantidad limitada de células.

Cervix

Imagen: Select Sires.

La mejor forma de superar este obstáculo es como lo vemos en la imagen anterior. Una vez tenemos el cérvix atrapado deslizamos nuestra mano hacia atrás, hacia el sitio donde se unen la vagina y el cuello y apretamos un poco. De ésta forma será mucho más sencillo ubicar el aplicador en la entrada y comenzar el paso hacia el punto blanco del inseminador.

la foto 2

Una vez hemos podido ingresar el aplicador al cérvix nos encontramos con el siguiente obstáculo: los mal llamados anillos cervicales. En realidad no son anillos en el sentido estricto de la palabra pues no tienen forma redondeada y no necesariamente son continuos. Realmente son criptas de forma intrincada formadas por tejido muscular.

En la imagen anterior vemos una línea azul que nos indica el camino que debe seguir la pistola pero vemos que ésta se ha quedado atrapada en la primera cripta cervical. Cuando esto ocurre, no tiene sentido seguir avanzando ni hacer uso de la fuerza pues la pistola nunca pasará. He visto alumnos gastar horas intentando pasar éste obstáculo y nunca lo logran como nadie lograría llegar al otro lado de una pared presionando la misma con sus manos. Lo que se debe hacer allí es regresar un poco la pistola con la mano que la sostiene (sin dejar de aplicar una leve presión hacia adelante) y con la mano que tenemos dentro del animal hacemos algunos movimientos del cérvix buscando que la punta del aplicador que sostenemos con firmeza se ubique en el canal libre.

la foto 3

Ese obstáculo lo encontraremos a todo lo largo del cérvix pero el procedimiento es el mismo. Si nos sentimos atrapados regresamos un poco el aplicador (sin sacarlo, obviamente) y manipulamos el cérvix hasta que la pistola encuentre el canal libre. No es conveniente aplicar fuerza por varias razones: la vaca se va a lastimar y a enfadar, el cérvix puede sangrar e inflamarse y el inseminador se sentirá frustrado al no poder llegar al punto blanco. La inseminación no es una técnica de fuerza y cualquiera lo puede hacer con un poco de práctica.

la foto 4

Cuando hemos pasado todos los pliegues cervicales la pistola llega al punto blanco del inseminador (cuerpo del útero). Si el técnico sigue avanzando la pistola sentirá que ésta no encuentra resistencia a su paso. Si sigue avanzando el aplicador se irá a los cuernos y esto no es conveniente. La mejor forma de llevar la pistola al sitio exacto es ubicando la punta del dedo índice al finalizar el cérvix y cuando sienta que el aplicador toca el dedo avanzar un centímetro y depositar allí el semen. En la imagen anterior vemos el sitio exacto donde se debe hacer la siembra.

Espero que estos pequeños consejos les sirvan a quienes comienzan a practicar esta técnica. En realidad es algo muy sencillo y cualquiera lo puede hacer si tiene paciencia y buena voluntad para adquirir la destreza necesaria.

Las imágenes pueden ser usadas para fines educativos pero no con fines comerciales.

8 Comentarios

  1. Edwin landeta

    Como en muchas ocasiones, nos encontramos con un cervix muy delgado, y es imposible pasar la pistola por el tercer anillo. Esto a hecho que los ginecólogos veterinarios descarten a estos vaconas. ¿Que tratamiento podemos dar en estos casos?

    • Desafortunadamente no se puede hacer nada cuando las condiciones anatómicas impiden el paso del aplicador. Sin embargo, esos casos en realidad son muy pocos y casi todos los cuellos permiten el paso. Algunos son más difíciles pero con algo de experiencia la pistola pasa.

  2. Excelente información..

  3. Deseo tomar un curso de transferencia de embriones, y otro desde la ordeña de los toros al empajillado, imparten estos cursos? Saludos

  4. Alejandro abarca

    Q tal buena tarde me gustaria saver si imparten cursos de transferencia de embriones y en donde ya q estoy interesado en aprender la tecnica

  5. Todos esos consejos me sirven mucho ya q estoy aprendiendo la inseminación artificial gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *