Home » Ganadería » Doble Propósito » 5 acciones para aumentar la producción lechera

5 acciones para aumentar la producción lechera

Mejorar el ordeño, proporcionar alimentación de calidad, mantener higiene en el predio, controlar el estrés calórico y disminuir los días abiertos en las vacas son claves para obtener más leche en un predio ganadero.

Aumentar y mantener una alta producción láctea son puntas de lanza importantes en la ganadería lechera.

Aumentar el ordeñe: Para mejorar la producción de una vaca lechera, una de las recomendaciones que realizan los productores es aumentar la frecuencia en el ordeño.

De acuerdo con María Martínez, ganadera española, el productor puede ordeñar su animal 3 veces al día en lugar de 2. “Las vacas lactantes incrementarán su producción de leche para satisfacer las demandas de la nueva programación”, acotó la productora.

Alimentación, factor crucial: La alimentación del animal es uno de los elementos fundamentales para el mejoramiento de la producción láctea. Los minerales indispensables para una vaca lechera son calcio, fósforo, hierro, cobalto, manganeso, cobre, zinc, yodo y selenio, los cuales se encuentran en una dieta balanceada.

Por medio de un adecuado proceso de nutrición vía suelo y foliar es posible mejorar la base forrajera en un predio vacuno, optimizando así la oferta de pasturas para un determinado número de vacas lecheras y con la calidad adecuada que garantice la buena nutrición de las mismas, lo que repercute en mayor cantidad de leche. José Carlos Marrugo, líder de pastos de Colinagro.

Bienestar animal: Otro punto elemental para mejorar la productividad láctea es velar por la salud de los semovientes. Con camas limpias y adecuadas, y una cantidad significativa de tiempo de pastoreo al aire libre, se mantendrá la salud del ganado.

Javier Guarín, ganadero del Magdalena Medio santandereano, explicó que “un establo con camas blandas para las vacas, con confort y bienestar ayuda a tener alta producción. Las camas se pueden realizar con biodegradadores orgánicos, yeso agrícola y dos hongos entomopatógenos. Así evitamos olores y parasitismo en los corrales”.

Reducir el estrés calórico: Resultará eficaz eliminar el estrés calórico en reses. Para ello es necesario contar con una correcta ventilación para las vacas.

Rolando Barahona Rosales, docente de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Colombia, aseguró que “cuando se usan métodos para combatir el estrés calórico en los semovientes, la producción de leche, además de contar con inocuidad y calidad, es mayor”.

Disminución de días abiertos: Si este detalle se tienen en cuenta en los predios, se podrá contribuir con el aumento de la producción láctea. Estos días constituyen el tiempo comprendido entre el parto y el momento en el cual la hembra vuelve a quedar preñada.

César Gómez Velázquez, médico veterinario, explicó que al detectarse el celo se ahorra la pérdida de días abiertos. “El periodo de celo de las vacas es muy corto y el ganadero deberá esperar cerca de 3 semanas para que la res se deje montar del toro. Si la vaca pierde hoy el celo, son 20 días perdidos de lactancia luego de que se seque”.

De esta forma, queda claro que la productividad láctea de un hato bovino sí puede aumentar. Todo dependerá de cómo el ganadero maneje su predio.

Publicado en: Contexto Ganadero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *