Home » Ganadería » Doble Propósito » Por un equipo de ganadores

Por un equipo de ganadores

La tecnología nos enfrenta de hecho, a un mundo dinámico, de decisiones, de acción. Mucho de lo que hace unos pocos meses era fantasioso hoy es rutinario e incluso, en no pocos casos, obsoleto. La  dinámica del juego de hoy exige diferentes, rápidas y efectivas respuestas

Hoy las fronteras son mas mentales que reales y en un instante se juega simultáneamente en diversos sitios del mundo. Los Tratados de Libre Comercio buscan aportar organización y reglas que eviten que las facilidades de la modernidad conduzcan a un juego en caos. Los Tratados de Libre Comercio, aportan, construyen, no son motivados por el protagonismo, ni por el poder, ni por el capricho de personas. Son resultado de una necesidad. En ellos no se juega con simpatía, con cariño o agradecimiento; no importa cómo eres, quien eres, que piensas. No. Simplemente es una partida sin corazón, donde cada grupo busca hacer goles y evitar se los hagan. Es un Juego de Ganar o Perder. En el juego ideal de ganancia mutua.

Los lamentos, inculpaciones y quejas de nada sirven ante los hechos. Ante un arbitraje insensible, en los TLC solo sirven las jugadas de hecho, que realizadas de manera inteligente, efectiva y eficiente traen muchas oportunidades de ganar en una cancha inmensa a la que solo se puede acceder mediante dichos Tratados

Para una Nación que quiere mantenerse vigente, jugando y logrando triunfos en el mundo moderno, es imposible no entrar en el juego de los TLC. Sus ciudadanos debemos estar dispuestos a jugar y alinear en los equipos ganadores. Hacer nuestro mejor juego sin lamentos.

Es un hecho que la liga ganadera del trópico bajo, en la que nosotros jugamos, no está estructurada,  no se entrena, no maneja y no realiza su juego de una manera que nos permita enfrentar las poderosas ligas que encontraremos en la enorme cancha que nos facilitan los TLC. Si no hacemos lo que sabemos debemos hacer, nuestro juego será vergonzoso; vapuleados sufriremos una humillante derrota, que nos llevara a una ruina anunciada.

Es un hecho que la Liga ganadera no desaparecerá de nuestras cálidas y diversas canchas. Todo lo contrario, la lechería tropical es uno de los negocios con mayores posibilidades en el juego productivo de la Región Caribe. Solo que, insisto, de seguir como vamos, los equipos y jugadores que ganaran en nuestras canchas vendrán de afuera. Cambiamos nuestro estilo de juego o nos sentaremos a llorar y ver jugar a otros de la manera como no hemos sido capaces de hacerlo. El orgullo hace autogoles y nuestro obsoleto juego ya no es vigente.

Es un hecho: el mejor juego lechero en Colombia se hará en los valles del trópico bajo. Con o sin jugadores propios ¿Quieres hacer parte del equipo ganador? Actúa para cambiar, para hacer la ganadería que se debe hacer, como se debe hacer y jugar ganando con ella

Tenlo claro: entre más tengas y menos cambies, más costosa y dolorosa será tu derrota.

Enviado por: Dr. Luis G. Fuentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *