Home » Manejo » Amamantamiento » Doble propósito productivo

Doble propósito productivo

PREPARTO 

Las vacas próximas (al menos durante la última semana) deben permanecer muy cerca de las casas, vigiladas, en potreros pequeños, con máximo dos hilos de alambre. No se necesitan postes intermedios ni portillos. Solo se levanta el alambre para que las vacas pasen. Idealmente cada potrero debe tener agua y sombra, pero si no es posible se le deja el hilo de alambre levantado para que accedan a un sitio sombreado con agua. Los potreros para vacas próximas pueden estar pobres de forrajes, pero ser bien drenados. Las vacas en este estado tienen el apetito y la capacidad de consumo de forrajes reducidos. Una buena decisión sería establecer potreros máximo de 50×50, en bloques 2×8, separados, los bloques, por callejón de 2 a 3 metros y hacer rotación con ocupación de dos o tres días de acuerdo a la temporada. Lo importante aquí es mantener control de las vacas, particularmente con estas, el estado de los potreros es secundario. Sin embargo les aseguro que se mejorara dramáticamente los peladeros que, por lo general, se tiene cerca de las casas. En un poco más de tres hectáreas se pueden hacer doce potreros, con callejones. Sombra y agua. (22 a 33 días de descanso).

PARTO 

Evento de máxima importancia. El oficio de partero-ternerero es indispensable. Atender el Parto es fundamental, independientemente de la hora en que ocurra, la cría debe recibir calostro durante las primeras seis horas. Para hacerlo correctamente es necesario capacitar al funcionario en el suministro de calostro mediante sonda gástrica. Esta es la única manera de garantizar la calostrada. Las otras son suposiciones, nunca se sabe realmente de su consumo. Calostrar con tetero es un camello que generalmente se hace mal, dejar que mame de la teta es aún menos confiable (?).

Esta propuesta, la de utilizar sonda, solo tiene sentido cuando se toma consciencia de su importancia y se logra establecer como una práctica rutinaria. Una vez se la conquista, calostrar con sonda se convierte en un juego muy rentable, pues reduce al mínimo las cuantiosas pérdidas que generan animales mal calostrados. La cura de ombligo inmediato con Tintura de Iodo, ¡OJO!

ORDEÑO A FONDO 

La recién parida debe ser descalostrada a fondo, ordeñándola dos y hasta tres veces el primer día. Dejar calostro en la ubre es un costosísimo error. El ternero es incapaz de sacarlo, menos de una vaca lechera, por bueno que sea su accionar nunca sacara lo suficiente, ni para él, ni para la vaca.

Mucha atención a este punto, se reitera: La vaca recentina debe ser descalostrada totalmente el primer día, ella NECESITA desocupar su ubre. Dejar calostro en la ubre de una vaca bloquea la producción, la cual se estimula con la exigencia del ordeño a fondo. No hacerlo desde un comienzo daña la futura lactancia. La sensación de llenura de la ubre induce a la vaca a bloquear producción.

ROMPER EL VÍNCULO 

Desde el momento del parto, el ternero debe separarse de su madre. El calostro suministrarlo manualmente y para ello la mejor manera es mediante el uso de la sonda gástrica, de tres a cuatro litros en una sola toma, antes de seis horas de nacido. Hacerlo más tarde reduce de manera importante la eficiencia del calostro. Al segundo día ya no es asimilado y solo tiene acción local en el estómago (cuajar) e intestino del animalito. Desde el segundo día la leche o el lactoreemplazador se suministra en dos raciones diarias 1.5 a 2 litros en cada toma durante la primera semana, pasada esta se suma un litro más por ración hasta el primer mes(4 a 5 litros día), durante el segundo mes se suministran hasta seis litros día, 3L am, 3L pm. El tercer mes se suministran 4 litros igualmente en dos tomas. Esta rutina, que solo es una propuesta, condicionada a situaciones particulares, (evaluar pesos) representa un consumo de leche o lactoreemplazador de aproximadamente 440 litros hasta tercer mes, cuando el animalito debe ser RUMIANTE y su dieta pasa a ser totalmente sólida, suplementada con concentrado y fortalecida en forrajes. No sobra resaltar que el aporte de agua de bebida es importante desde el nacimiento. Volviendo atrás, a partir de la segunda semana se inicia con la suplementación de concentrado para MONOGASTRICOS, rico en almidones. 50 grs desde el 5to día, al 10cm o sube a 100grs, pasando a 250 grs del día 15 al 30, ya el tercer mes el consumo debe estar sobre 300 grs, cuando el concentrado se cambia por uno adecuado para rumiantes, pasando a ser la única suplementación al forraje (idealmente hojas tiernas, deshidratadas, pobres en tallos).

El consumo de concentrado debe incrementarse ojala hasta alcanzar un kilo día, suministrado en dos, mejor tres o más raciones. Reiteramos: en total un ternero debe consumir, hasta el día 90, un mínimo de 13 kg de concentrado. Hasta ese momento, 90 días, el costo aproximado de criar un ternero sería de $286.000 en lactoreemplazador ($650 litro) (hacerlo con leche a $900 serian $396.000, 27% más) y $13.000 en concentrado ($1.000 kilo), una inversión en alimento de $300.000 en una cría sobre 100 kilos de peso. Llevarla hasta los 9 meses con un kilo de concentrado para RUMIANTE, lamentablemente es difícil lograr este consumo, serian 180 kilos a $800 total $144.000. Una inversión de $444.000 en alimento para un animal que a esa edad estará sobre los 250 kg y, lo más importante, con sus sistemas mamario, reproductivo, estructuras musculo-esquelética-orgánica, en general, correctamente desarrolladas y capacitadas para responder a exigencias productivas. Bastante diferente a un desteto de 150kg al cual no se tiene ni idea cuanto se le ha invertido ¿Barato?, con sus sistemas mamarios reproductivos y su organismo general en subdesarrollo, poco o nada capacitados para responder, siendo en la práctica sobrevivientes, muchos degenerados que nunca serán capaces de generar ganancias. En ese momento crece la brecha, allí está el negocio. El costo de ese animal de 9 meses con más de 250 kilos en ese momento, es mínimo cuando se compara con lo que significara lograr una preñez antes de los dos años, con una UBRE desarrollada, productiva, alcanzando al menos un parto más, posiblemente dos, antes del primer parto que tendrán las terneras destetadas con 130 kilos, que salieron muy ¡BARATAS!. Algo similar con los machos: los disputados en subastas por sus bajos pesos, muy baratos ¿? supuestamente generando muchas GANANCIAS ¿para quién?, en levante y preceba, salen sobre los tres años a matadero cuando los criados de la manera aquí propuesta, lo hacen uno o dos años más jóvenes. Llegando estos, a los mercados exigentes, de mejores precios, mientras los primeros, grandes, pesados y “maduros”, son exitosos únicamente en los mercados de baja calidad y gran pobreza.

LAS VACAS

Ordeñadas a fondo desde el primer día, una vez desocupada su ubre de calostro, empezara a producir leche. Seguramente al segundo día estará con un mínimo de calostro y al tercero su contenido será solo leche y, en la medida en que le sea extraída, los alveolos vacíos serán ocupados por más leche y así, saliendo más leche, habrá más leche, abundante leche, creciente leche, rica leche. Una hembra tranquila, sin el acoso del ternero, podrá realizar su trabajo de pastoreo y consumo de alimento convirtiéndolo en leche en la medida en que la sangre pueda circular libre y fluidamente ocupando con leche los espacios desocupados de la ubre. 500 litros de sangre deben pasar por la esponjosa y vascularizada glándula mamaria para convertirse en un litro de leche. Al llenarse, la producción se detiene y solo hasta que salga leche, producirá más. Ocho horas aproximadamente demora la ocupación total de la ubre. De allí la necesidad de ordenar, a fondo, como mínimo dos veces al día. Ubre más vacía, más leche produc’ia

Las vacas bajo el manejo Doble Propósito tradicional son bloqueadas en su producción lechera desde los primeros días, cuando se le da la responsabilidad al ternero de desocupar la ubre, tarea que es totalmente incapaz de realizar. Ni la vaca puede producir la leche que su potencial señala, ni el ternero logra alimentarse adecuadamente, como lo requiere su organismo, con el agravante de que se mantiene lactodependiente retardando su desarrollo ruminal.

Enviado por: Luis G. Fuentes. Notas Ganaderas N°. 38.

Un comentario

  1. Excelente articulo, gracias por los conocimientos que nos trasmite dr. Fuentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *