Home » Ganadería » Carne » La culpa no es de la vaca

La culpa no es de la vaca

Luego de haber  estado unos días como visitante de la Feria Agroexpo 2013, en la cual con mucha alegría me encontré con un gran número de amigos con los cuales he compartido mi programa y  mis artículos Temas A Compartir, siendo muy grato volver a tocar temas relacionados con la ganadería.

Este es un evento donde encontramos una gran diversidad de productores de razas, maquinaria, insumos, asociaciones, fabricantes de suplementos y medicamentos, en fin todo lo relacionado con el agro y específicamente con el sector ganadero.

En charla con varios de los expositores participantes, le hacía un planteamiento muy específico el cual trato permanente mente con los participantes a mis talleres, en lo referente a la importancia de la alimentación de los animales, a base de pasturas,  antes de todo lo que queramos introducir al programa de ganadería.

Por esto he titulado este articulo con  la negación de un título de un libro muy conocido, frase ya utilizada muy comúnmente para adaptarla a cualquier comportamiento humano.

Si mal no recuerdo la historia se basa sobre el momento de búsqueda de mejoras en la calidad de unos muebles  los cuales se hacían con cueros de baja calidad, y para buscar mejorar este detalle se inicia la búsqueda del daño, pasando por el curtiembre, la planta de sacrificio, el transporte y finalmente al propietario, que termina diciendo que la culpa es de la vaca cuando se raya el cuero con la cerca.

Esto es común en casi todo nuestro programa de vida, para este caso el cuento para, por la imposibilidad de hablar del animal, porque de otra forma podría seguir la búsqueda de la culpa.Nosotros generalmente vivimos traspasando las culpas de nuestros malos resultados a otros factores  y generalmente solo somos nosotros los que realmente debemos manejar los esquemas planteados para producir más y mejor.

Ganaderia

Alguien me decía en un stand de la feria que qué bueno sería si los señores de las asociaciones ganaderas ayudaran a que un trabajo como el que yo promuevo se mostrara a los asociados en busca de mejores resultados, en ese momento yo mismo le hacía ver que uno de los problemas más grandes para todos era precisamente, el manejo de la alimentación de los animales.

Creo que no solo  es importante para las asociaciones, sino que,  a todos los empresarios que tienen que ver con el desarrollo del programa ganadero les debe importar el tema que tiene que ver con la mejor alimentación de los ganados, les hacía ver como muchas veces  sus productos no presentaban buenos resultados, siendo posible más por una mala alimentación,  que la calidad de ellos.

Les comentaba como comúnmente,  lo más fácil es echarle la culpa al producto, o programa que se implementa, como decir que la raza no sirve, la purga, vitamina, sal, y otro producto que se use tampoco, pero no vemos muchas veces que el problema es la cantidad y calidad de alimentación que se les está dando a nuestros animales.

De otra parte y para corroborar que la culpa no es de la vaca, vuelvo y aseguro que el verdadero responsable de todo lo que ocurra es el ganadero, somos nosotros, que además de dar los suplementos, purgas, medicamentos, etc, que ellos necesitan debemos darles el mejor alimento y bienestar, en fin, el manejo más adecuado para que ellos respondan de la mejor manera.

Finalmente recalco que el nombre,  para mí, más adecuado  del sistema es  pastoreo racional, ya que no hay otra cosa que hacer de parte de nosotros los  ganaderos, que pensar en todos los parámetros, necesarios para desarrollar el esquema y  tratar que se acoplen de la mejor manera para poder obtener los mejores resultados, para al final tener la mayor producción y productividad,obteniendo un animal lo más pesado posible en el menor tiempo.

Pasto

La base de la ganadería es la comida y la comida más económica es el pasto en pastoreo, si logramos  manejar nuestros programas teniendo en cuenta cuánta comida tenemos y para cuantos kilos de animal alcanzan, los resultados van a ser los mejores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *