Home » Reproducción » Cruzamientos » El caballo árabe en la cría venezolana

El caballo árabe en la cría venezolana

El legendario caballo árabe; hijo de Ala como lo refleja una interesante leyenda Beduina, citada textualmente. Ala dijo al viento del sur: “Conviértete en sólida carne porque haré una nueva criatura de ti, para que me honre y humille a mis enemigos y para que sirva a aquellos que están bajo mi potestad” Y el Viento del Sur le respondió: “Señor hágase según tu deseo”. Entonces Ala tomó un puñado de viento y sopló sobre él, creando el caballo y diciendo: “te llamarás Árabe y la virtud inundará el pelo de tus crines y de tu grupa, serás mi preferido entre todos los animales porque te he hecho amo y amigo. Sentaré a los hombres en tu lomo y rezarán, me honorificarán y cantarán aleluya en mi nombre”.

Siendo este protegido por el profeta y fundador del islam Mahoma, del cual surgen 5 yeguas madres consideradas fundadoras del pura raza árabe las cuales son Obayah, Kuhaylah, Saqlauiyah, Hamdaniyah y Habdah también llamada muniqui; pudiendo cambiar su nombre en otras literaturas de diferentes tribus encontrándose también llamadas Al Ulsaz, Al Lakhif, Al Murtazbe, Al Sakhab y Aliya Suub.

Padrillo de raza árabe de nombre Festival (Mushir x Khamalita) Asoarabe Reg. 272. Fuente: L. Rivero.

Esta impresionante criatura ha estado reflejada junto al hombre en el curso de toda la historia universal, cabe destacar ejemplares como Marengo siendo este montura de guerra del conquistador Napoleón proveniente de un botín en Abukir, Egipto; otro importante caballo fue Lazlos el cual acompañó a Mahoma en su peregrinación hacia la Meca siendo este el motor de su veneración por este majestuoso animal.

A mediados del año 50 del pasado siglo mediante el programa de fomento equino arriban a nuestro país los primeros ejemplares de esta raza provenientes en su mayoría de Turquía, España y USA; con el fin primeramente de criar animales puros y posteriormente de “mejorar” el pie de cría de nuestro país, producto de esto existe una gran erosión genética en nuestros rebaños equinos, sin tomar en cuenta el daño que se produjo a nuestro patrimonio el CABALLO CRIOLLO VENEZOLANO; al ser mestizado indiscriminadamente con esta y otras razas introducidas al país, llevándolo casi hasta su exterminio. También encontramos en nuestro país mestizajes de árabe x QH obteniéndose como producto el Quarab muy codiciado en los toros coleados.

Yegua Mestiza Criollo x Arabe. Fuente: M.V Álvaro Meza.

Para el año 1991 con el apoyo del Dr. Isidoro Zaidman nace la Asociación de Criadores de Caballos Árabes de Venezuela (ASOARABE), bajo la dirección técnica del M.V José Luis Canelón y la tutela de la organización mundial de caballos árabes por sus siglas en ingles (WAHO); con sede en Inglaterra presente en más de 74 países, siendo este el ente encargado a nivel mundial de velar porque se mantenga el estándar racial del caballo árabe puro y fomentar su cría en los diferentes países miembros de la organización.

Dicha organización proporcionó los lineamientos necesarios para el registro de los ejemplares, por lo que fue necesaria la elaboración de un expediente de todos y cada uno de los caballos árabes considerados como puros en el territorio nacional bajo los parámetros establecidos por dicha organización.

Desde ese momento se edita el primer Stud Book de ASOARABE; en el cual se llevan todos los registros de los caballos puros y mestizos nacidos en el país. En la primera edición se registraron un total de 159 ejemplares. Hasta el momento se han publicado 3 Stud Book y se prepara la cuarta edición.

Izq. Logo ASOARABE. Der. Logo WAHO. Fuente. J.L Canelón.

Es de suma importancia el registro de nuestros ejemplares en ASOARABE la cual viene haciendo un papel excepcional desde su fundación; teniendo en su haber ya XV campeonatos nacionales demostrando así la calidad de nuestros animales.

 Permitiéndonos así tener ejemplares dignos con la calidad merecida para su exportación como lo es hoy en día; ya que contamos con gran cantidad de ejemplares sobresalientes en diferentes disciplinas ecuestres como lo son la equitación, western, endurance, nuestro deporte nacional los toros coleados, entre otros; aprovechándose así la versatilidad, inteligencia y nobleza de esta majestuosa raza. También es importante concluir que para la mestización de las razas equinas es necesario tener bien definidos los parámetro que se quieren aprovechar de ambas razas, bajo la supervisión de profesionales especializados en el área para no caer en el dilema… ¿Quien mejora a quien?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *