Home » Clínica » Cirugías » Hemotórax neonatal bovino

Hemotórax neonatal bovino

El hemotórax es la presencia de sangre en la cavidad pleural, con un hematocrito del 25% de la sangre periférica. Las causas más habituales son los traumatismos penetrantes o no penetrantes de tórax.

Hemotórax masivo: se define como la pérdida masiva o persistente de sangre durante más de 2 – 4 horas al espacio pleural.

Fisiopatología: supone un problema mucho más grave que el neumotórax, porque además del colapso de pulmón, con la reducción de la capacidad ventilatoria, se puede producir un shock hipovolemico por la pérdida de sangre a la cavidad pleural y el máximo peligro es la hipoxia hística.

El hemotórax es la causa más frecuente de shock hipovolemico después de un traumatismo torácico.

Si el sangrado es de gran magnitud la pérdida proviene del corazón, grandes vasos, arterias intercostales, mamarias, bronquiales, de vasos del hilio pulmonar ó un gran desgarro del pulmón. Si es de menor grado con gran frecuencia proviene de la parte periférica del pulmón o de vasos venosos sistémicos y el sangrado se detendrá por la baja presión de los vasos pulmonares.

Imagen 1. Hemotórax en ternero de 4 días de edad.

La pérdida de sangre a la cavidad pleural tras un traumatismo provoca una disminución del volumen sanguíneo circulante efectivo y se desarrolla un descenso del gasto cardiaco y por tanto de la perfusión tisular; los mecanismos compensadores, la vasoconstricción y el aumento de la frecuencia cardíaca pueden mantener la presión sanguínea a niveles casi normales, al menos inicialmente. Si se pierde entre un 20-25% del volumen sanguíneo los mecanismos compensadores comienzan a fallar, produciéndose el síndrome clínico de shock.

El gasto cardíaco disminuye y hay hipotensión a pesar de la vasoconstricción generalizada. Hasta un 75% del gasto cardíaco se desvía hacia el corazón y el cerebro. Si continúa disminuyendo el volumen sanguíneo, el shock continúa, se produce hipoxia tisular, se desarrollan finalmente lesiones en los órganos desencadenándose insuficiencia renal aguda (ver imagen 2), coagulación intravascular diseminada, síndrome respiratorio y fallo multiorgánico que originan la muerte.

Imagen 2. Insuficiencia renal en ternero de 4 días de edad.

El efecto local del hemotórax sobre el pulmón conduce al colapso del mismo e interfiere en la función normal de la pared torácica y el diafragma que será tanto mayor cuanto mayor sea el volumen del hemotórax. Todo ello contribuye a agravar el cuadro de hipoxia hística que se produce en el shock.

Otras complicaciones:

Hemotórax coagulado: (fibrotórax): tras un hemotórax la sangre pleural se absorbe espontáneamente, pero en un pequeño número de casos, la sangre se organiza y se constituye una película de fibrina y sangre sobre las superficies pleurales, al cabo de unas semanas la pseudomembrana se organiza y se desarrolla una gruesa membrana inelástica. Esta alteración se denomina hemotórax coagulado (ver imagen 3). Esta membrana no se fusiona con la pleura a menos que exista una infección en el pulmón o pleura subyacente. Cuando el cuadro progresa se produce una envoltura pleural fibrosa lo que se conoce como fibrotórax, que constituye un pulmón cautivo con la consiguiente pérdida de función pulmonar.

Imagen 3. Hemotórax coagulado en ternero de 4 días de edad.

Las fotos publicadas fueron tomadas a un bovino brahmán de 4 días de nacido, con un peso de 72 kg al nacimiento, con parto distócico, presentando toda la fisiopatología anteriormente descrita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *