Home » Reproducción » Fisiología » Manejo y cuidados del neonato

Manejo y cuidados del neonato

“Es fundamental dedicar especial atención a todo lo que nos permita reducir los riesgos de pérdida de terneros recién nacidos para aumentar la producción de los rodeos de cría. Si a esto, le sumamos los potenciales usos del suelo y las nuevas tecnologías, podríamos aumentar la rentabilidad de la actividad en lo que significaría un avance muy importante en materia de producción”, expresó Martín Correa Luna, especialista del INTA Venado Tuerto.

Cuidados Intensivos para Ganaderías de Carne

Guillermo Berra, especialista del Instituto de Patobiología del INTA Castelar –Buenos Aires– y responsable del manejo neonatológico de terneros clonados para el proyecto Tambo Farmacológico del laboratorio Biosiuds, indicó que “al momento del parto el feto atraviesa importantes cambios fisiológicos que pueden derivar en complicaciones como la asfixia neonatal” y explicó que se trata de una consecuencia del intercambio inadecuado de gases entre la circulación materna y fetal durante el parto, ocasionado por la compresión del cordón umbilical en su paso por la pelvis de la vaca.

Subrayó que “es necesario que en los partos distócicos el personal esté capacitado y entrenado para realizar correctamente las maniobras de extracción del ternero”. Por esta razón, el especialista enfatizó que “el personal de campo debe recibir del profesional veterinario los conceptos básicos para manejar la hipoxia y la hipotermia del ternero”, debido a que son las principales causas que conducen a la muerte del ternero en el período inmediato al parto.

En este sentido, afirmó que lo primero que se debe hacer es extraer los fluidos fetales depositados en la nariz y en la boca mediante una presión externa ejercida con pulgares a lo largo del puente nasal.

También agregó que “se puede utilizar un resucitador para mejorar la ventilación pulmonar sobre aquellos terneros que tuvieron partos trabajosos y estuvieran deprimidos”.

“A veces es necesario estimular una respiración artificial. Para eso, se debe mantener abierta la boca del animal y extender su lengua para permitir que el aire fluya libremente”, dijo Berra y precisó que al mismo tiempo “se debe sentar al ternero con sus patas extendidas para facilitar la expansión del tórax con una ventilación bilateral de ambos pulmones”.

Según el especialista, aquellos terneros que, luego de sufrir un parto trabajoso, presenten dificultades para respirar y su temperatura rectal esté por debajo de los 36 °C tienen reducidas posibilidades de sobrevivir.

Por esta razón, destacó la importancia de que los asistentes del parto actúen en función de equilibrar la temperatura del neonato a 38,5 °C y propuso el empleo de un limpiavidrios de auto para secar rápidamente al ternero, extraer el líquido amniótico y evitar la pérdida de calor corporal.

Finalmente y una vez controlada la respiración, el técnico del INTA agregó que “es de suma importancia que el ternero reciba dos litros de calostro de su madre inmediatamente después de su nacimiento, ya que esa leche aporta las inmunoglobulinas que le dan mayor protección al recién nacido”.

“Una vaca de cría tiene como objetivo producir terneros. Si el animal llega bien al momento del parto pero se muere por faltas en la atención del ternero, es una pérdida económica muy grande para el productor”, explicó Berra. En ese sentido, se refirió al trabajo del INTA como una actividad “muy importante porque transfiere esa información para que el sector productivo pueda ponerla en práctica”.

Publicado en: Perulactea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *