Home » Ganadería » Carne » Cebar, ¿es lo más sencillo?

Cebar, ¿es lo más sencillo?

Es muy común encontrarnos con ganaderos que al preguntarles sobre sus programas nos indican que tienen un sistema  de cría, pero que además hay unas cuantas vacas que se ordeñan, por el asunto del flujo de caja, pero también hay unos lotes de levante donde se manejan los animales de remplazo y en un pedazo de la finca se tiene los animales en engorde, que son los que nos dan para los pagos importantes.

Esto nos pasa a muchos, lo grave es que desarrollamos todos estos sistemas de una forma MUY SIMILAR  siendo cada uno de ellos MUY DIFERENTE y con manejos y necesidades muy particulares. Generalmente los manejamos muy cerca a las necesidades de la ceba, que es el menos complicado, pero sin cumplir los requisitos exigidos por este sistema para lograr los mejores resultados, es decir, lo manejamos como el sistema mas simple pero no como realmente se debe hacer.

La lechería es el proceso mas complicado, donde debemos hacer un manejo especial para que la vaca esté muy bien alimentada, para que esté en buenas condiciones, produzca leche, desarrolle un buen ternero y por sobretodo para que su vida reproductiva sea normal, para obtener nuevas crías en periodos normales.

En cuanto a la cría es igual, solo con la diferencia que los animales no se ordeñan y las crías aprovechan la producción de leche, para obtener un buen desarrollo.

Al final la ceba de bovinos es el esquema más simple en el cual lo buscado es dar al animal la alimentación necesaria en cuanto a cantidad y calidad, obteniendo de ellos el mayor rendimiento posible, es solo que coman bien y que engorden.

Luego de varios años practicando un programa con base en las Leyes de Voisin en donde como su definición lo dice:

Es la  más avanzada y eficiente técnica de manejo de los pastos, basada en armonizar los principios de la fisiología vegetal, con las necesidades cualitativas y cuantitativas de los animales, con un mejoramiento creciente de los suelos a través de procesos bióticos. Todo esto bajo la intervención del HOMBRE.

Me he dado cuenta de lo mal que hacemos este programa, pasando por alto unos esquemas simples y lógicos que nos pueden llevar a tener cada vez mejores resultados.

Es lógico ver como nuestras cifras nos presentan resultados muy bajos, más, si tenemos en cuenta que el proceso de ceba es el más simple y con mayor razón el resultado en cuanto a cría y leche es peor.

Al final en ceba, así tengamos malos resultados en algún momento llegamos a la meta final, el peso de venta, pero en caso de cría y leche, podremos alcanzar unas metas medianas, regulares, como producción de leche o pesos medios al destete, pero el objetivo de las vacas, que es volver a producir crías, se llega a alargar de tal forma que estos resultados medianos, son mas deficientes al calcular los tiempos entre parto y parto.

Para el caso de la ceba que es lo mas simple, vemos unas cifras no muy halagadoras a nivel nacional, en donde la ocupación por hectárea esta cerca de los 288 kilos por hectárea, con rendimientos diarios de 360 gramos.

En mis talleres recalco algo y hago una comparación importante, en cuanto a la producción de carne en el país.

Vemos como en avicultura en 39 o 42 días se cumple un ciclo de engorde  y en porcicultura en 4 o 4,5 meses ya se sacrifican los animales, en cambio en ganadería podemos llegar a casi 45 o más meses.

Claro que son animales de ciclos mucho más cortos por sus tamaños, pero que si recordamos en tiempos anteriores podían durar sus ciclos el doble o más, para llegar al tiempo de sacrificio. En cambio en muy pocos esquemas ganaderos se ha logrado bajar a la mitad los tiempos del ciclo del bovino.

Entre otras cosas es que estos productores avícolas y porcicultores están llegando a esquemas avanzados de tecnología, además, a diferencia de nosotros, pagan la comida y ellos saben muy bien que sus animales llegan a un punto donde la conversión baja y no pueden continuar mucho tiempo el ciclo so pena de iniciar a perder dinero.

Nosotros no valoramos el alimento y nos damos el lujo de decir: “esperemos a ver qué pasa” y esto puede ser por mucho tiempo, siendo muy grave si valoramos a futuro pérdidas de peso y maltrato de praderas.

En avicultura y porcicultura, siempre están ofreciéndole al animal desde el primer día la cantidad y calidad de alimento que necesita, por esto se manejan los tiempos muy claros para obtener resultados con base a números reales.

En cambio  en la ceba de bovinos, tradicionalmente, estamos atrasando el programa ofreciendo las peores comidas a los animales menores.

En mi taller siempre hago una pregunta al referirme a: ¿Cuándo inicia la ceba de un bovino? Las respuestas son muchas, unos dicen que desde los 350 kilos, otros desde los 300 kilos, otros que al pasar la crisis del destete, otros al nacer.

Personalmente yo creo que es al momento que el toro preña a la vaca. De ahí en adelante esta debe estar muy bien alimentada para que tenga un buen ternero, y de ahí muy bien alimentada, ella y él, para tener un buen desteto y nunca deje de estar bien alimentado hasta el momento del sacrificio.

Las cifras nacionales las encontramos lógicas, si repasamos un poco el esquema que comúnmente estamos utilizando para la ganadería de ceba en el país, los animales que están entre 350 kilos o mas son los próximos a salir ala venta y son los que comen bien, que no les falte comida, al potrero que ellos dejan, ingresamos  el lote de levante, a comer poco y malo, y al pobre destete lo castramos, numeramos, descornamos, quitamos la mamá y lo mandamos al peor potrero, sin tener en cuenta si la mamá tuvo una buena disposición de alimento mientras lo llevó al destete, obteniendo el peso mas adecuado.

Como digo, vivimos atrasando el desarrollo de los animales, sin tener en cuenta algo simple y lógico, mientras más lo atraso más tarde llega al peso ideal y otra mas, un animal pequeño necesita menos alimento y puede rendir igual o mas que el grande.

Mientras el animal pequeño aumente más gramos, en menos tiempo alcanza el peso ideal, LA CEBA ES UN NEGOCIO DE TIEMPOS.

En días pasados pude observar lo ocurrido con una novilla numero 129 que siempre se adelantó al grupo, es de esas que comúnmente llamamos ladronas, esta siempre estaba con disposición de la mejor comida, al vender el lote y analizar el resultado, fue un animal muy superior a los otros , siendo un animal que llego al peso muy similar a los demás del lote (330 kilos), pero con ganancias de 448 gramos diarios , con una edad de 22,6 meses, mucho menos que  las otras compañeras de grupo.

Esto nos demuestra que mientras los animales siempre tengan a disposición la cantidad de comida que requieren y esta sea de buena calidad, sus rendimientos serán los mejores, jocosamente a raíz de esto digo que nuestros animales deberían ser todos ladrones, para así obtener el mejor rendimiento de ellos.

Lote de hembras vendidas. Agosto 14 de 2012.

El sistema de ceba es el mas sencillo de manejar, pero como ven, nos falta hacer unos mejores manejos para hacerlo más eficiente. Desafortunadamente todavía es más importante el número de animales que decimos manejar, que los resultados que podamos alcanzar en cuanto a kilos o litros producidos por animal y por área.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *