Home » Clínica » Cuidado con la rabia bovina

Cuidado con la rabia bovina

El pasado 7 de Junio el diario El Tiempo publicó un artículo llamado “La rabia bovina prende alarmas en Sucre” en donde nos cuentan que ya van 11 animales muertos por rabia en este departamento de los cuales 10 fueron bovinos. Ya en el año 2010 el ICA había prendido las alarmas pues durante los tres primeros meses del año murieron 46 bovinos por esta causa en 9 departamentos. A continuación veremos algunos aspectos sobre esta enfermedad.

La enfermedad

La rabia es una enfermedad infecciosa del sistema nervioso central, cuyo agente causal es el virus del género lyssavirus, perteneciente a la familia Rhabdoviridae, de genoma RNA con envoltura. Todos los animales de sangre caliente, incluyendo al hombre, son susceptibles en mayor o menor grado, involucrando un gran número de especies animales, sin embargo no es detectado a menos que ocurran brotes epidémicos con un gran número de animales ó personas. Los murciélagos hematófagos, se comportan como portadores asintomáticos de la enfermedad; La frecuencia de las mordeduras es mayor en las crías (machos y hembras menores a 1 año).

Transmisión

La rabia se transmite por medio de la saliva de los animales infectados. La infección se produce principalmente por la herida de la mordedura o por entrada de saliva infectada en las heridas abiertas o en las membranas mucosas tales como la boca, la cavidad nasal o los ojos. El virus permanece por lo general en el punto de entrada durante un periodo de tiempo antes de viajar a lo largo de los nervios hasta llegar al cerebro, allí se multiplica rápidamente, pasando a las glándulas salivales.

Sintomatología

Los signos característicos son los cambios repentinos de comportamiento, pueden estar ansiosos, depresión intermitente, debilidad muscular, pérdida de coordinación y convulsiones. También existen signos donde los animales pueden mostrarse inusualmente dóciles, a menudo sufren de parálisis de la cara, garganta y cuello, manifestándose en expresiones faciales anormales, babeo o incapacidad para deglutir. La parálisis suele ocurrir sobre el tren posterior del animal, pudiendo afectar todo el cuerpo hasta la muerte subsecuente. El periodo de incubación es largo y oscila entre 25 a 150 días. Para el diagnóstico se puede examinar cerebro o glándulas salivales de animales sospechosos.

Vectores

Los transmisores más comunes de la rabia bovina son los murciélagos hematófagos Desmodus rotundus y Diphylla ecaudata (común en la región pacífica colombiana). Estos quirópteros aplican una sustancia anestésica y anticoagulante contenida en su saliva sobre la piel del bovino antes de morderlo para alimentarse de su sangre.

Murciélago hematófago (Desmodus rotundus). Fuente.

Murciélago hematófago (Diphylla ecaudata). Fuente.

El Desmodus rotundus tiene 24 piezas dentarias con dos incisivos muy grandes que le sirven para abrir superficialmente la piel del bovino. El animal toma unos 25 ml de sangre en el tiempo que dura su ataque (aproximadamente media hora) aunque suele acudir cada noche a alimentarse de la misma víctima pues si pasan 48 horas sin comer muere de inanición. Curiosamente es un animal que comparte habitualmente el alimento mediante la regurgitación de sangre con otros compañeros incapaces de conseguir alimento. Como la cantidad de sangre que extrae el murciélago es pequeña, el mayor peligro inmediato se encuentra precisamente en que puede transmitir el virus de la rabia.

Prevención y control

Estas acciones están encaminadas al control de la población de vampiros y la implementación de vacunación en animales susceptibles que habitan en zonas donde prevalece el murciélago. La vacunación estará a cargo de los ganaderos y de los médicos veterinarios en ejercicio particular quienes deben divulgar y fomentar la cultura sanitaria para la adecuada aplicación del biológico.

El control del vector se hace con base a difenadiona (nombre comercial Motomco), un anticoagulante que se aplica sobre la piel de los murciélagos capturados y posteriormente liberados. Como estos quirópteros tienen hábitos higiénicos muy estrictos, una vez los murciélagos ungidos con difenadiona regresan a su caverna los demás murciélagos acuden a asearlos e ingieren la sustancia muriendo.

Otro uso de la difenadiona es la aplicación intraruminal a dosis de 1mg/Kg. PV. Esta sustancia en estas cantidades no es tóxica para el bovino pero sí para el murciélago que se alimenta de su sangre. Puede aplicarse en vacas lactantes pues este producto no se elimina en leche pero no debe aplicarse en terneros menores de un año. El tratamiento intraruminal es efectivo durante 4 ó 5 días pero los animales tratados no deben sacrificarse antes de 30 días de haber terminado el tratamiento.

Fuentes consultadas | El Tiempo. Instituto Colombiano Agropecuario. Wikipedia.

2 Comentarios

  1. … interesante, consiso pero muy claro, gracias!!!.., años atras al norte de mi pais, en el límite con Brasil hubieron casos de rabia en vacunos, hasta hoy en esa zona se esta vacunando al ganado vacuno eh incluso otras especies (cabe destacar humanos tambien).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *