Home » Ganadería » Carne » La Carne Nacional

La Carne Nacional

La única ventaja, desde el punto de vista sanitario, que tiene la carne colombiana sobre la que se importará de Estados Unidos es que el ganado es alimentado con pastos naturales y no con concentrado de maíz.

La ganadería colombiana dispone de más de 20 millones de hectáreas de tierra que es un bien de descarte: no paga impuestos, esconde la riqueza y está bastante ociosa levantando o cebando ganado con pastos naturales.

Los pastos se dan bien en invierno, pero no en el verano, lo que hace que el ganado pierda peso. No hay cultivo de pastos productivos que se puedan guardar para atender los meses de pocas lluvias. El levante utiliza las tierras de menor calidad y toma el doble de tiempo —dos años— que en países más productivos como Argentina, Uruguay y Brasil. En esta fase intervienen también pequeños y medianos ganaderos.

El transporte conoce poco de la refrigeración, los mataderos no están en los centros de producción sino en los de consumo y el ganado viaja en pie dentro de los camiones que remontan las cordilleras; en el largo viaje, el ganado llega a perder 20% de su peso. Hay escasa selección de razas que produzcan buena carne y leche y que al mismo tiempo sean resistentes al trópico. La mano de obra en el sector no recibe ninguna educación en el cuidado adecuado del ganado en sus diferentes fases de cría, levante y ceba.

Todo esto hace que la carne de res sea muy cara en Colombia: el kilo de ganado gordo en Colombia costaba 4,30 dólares en 2008, contra 2,20 en Argentina y 3 en Brasil. Por tal razón, el consumo acá es de sólo 17 kilos por persona al año, contra 78 kilos en Uruguay y 43 kilos en Estados Unidos. 36% de la población colombiana presenta déficit en su consumo de proteína.

Los ganaderos colombianos han podido aprovechar un mercado cautivo defendido por aranceles muy altos; por eso no tienen presión para aumentar la productividad. En los últimos años existe la presencia de carne argentina en los restaurantes que paga un impuesto del 80%. El TLC con Estados Unidos pone fin a su privilegio, pero les otorga un período de gracia de 10 años para enfrentar una competencia más intensa.

Si la posibilidad de contaminación en el procesamiento de la carne en Estados Unidos es más alta de lo que se cree, en Colombia las condiciones antihigiénicas en la mayor parte de los mataderos y en la distribución son dantescas. Según una tesis doctoral de Alejandro Guarín, en las ciudades existen mataderos modernos, como en Bogotá, que sacrifican el ganado de manera higiénica durante el día y lo venden a las grandes superficies, que lo refrigeran por varios días para que la carne se madure bien para ser consumida por familias de medios y altos ingresos. Pero este es sólo una parte del negocio. Por la noche, los mismo mataderos sacrifican el 70% de su producto y lo venden en caliente a los distribuidores mayoristas que atienden las famas de todos los barrios de estrato 1 al 3. Otros mataderos más pequeños en Usme, Soacha y Cáqueza no cuentan con condiciones de sanidad mínimas. La carne es vendida en caliente en las famas, en pequeñas cantidades envueltas en papel periódico, a las familias pobres.

Importar carne de Estados Unidos no es una panacea, pero es conveniente y necesario que el país firme tratados con Uruguay, Argentina y Brasil para contar con carne de alta calidad y de precio bajo. Con ello se podrá aumentar el consumo de tan fundamental proteína por la población del país.

Por: Salomón Kalmanovitz

Publicado en: El Espectador

3 Comentarios

  1. Rodrigo Zárate Triana

    Muy interesante el articulo, Felicitaciones.

    Sin embargo, la problemática de la carne en colombia trasciende las barreras científicas y técnicas.
    Independiente de la cultura de consumo, no existen standares de producción. Aún no se sabe cual es la mejor raza para producir carne en menos tiempo, esto significa que tampoco creemos en la edad al sacrifico (es muy probable que no importe la GDP); vale mas un ejemplar de color blanco que uno negro o uno rojo como si en las cavas especificaran el color de la capa del animal sacrificado y los precios pagados al productor seguiran siendo bajos. Cuando no es que llueve mucho, es que hace mucho verano (y aqui estan flacos los animales) o que fue semana santa ( y no se debe comer carne), cuando no son de clima frio (que porque comen kikuyo), porque son de clima cálido (que porque comen solana), cuando pesan mas de 450 kilos, que muy gordos, cuando no, que por muy flacos … que si son hembras, que porque no son machos o hay ciclo de retención y finalmente el único que “lleva del bulto” es el productor!. Si nuestras organizaciones gremiales tomaran porfin cartas en el asunto el campo retribuiria el esfuerzo tan grande que hacen a diario campesinos, productores y asesores.

    Nosotros ya sabemos cifras, estamos hasta el cansancio de repetir que en colombia existen 496.147 predios, el 48% tiene menos de 10 animales y el 82% alberga menos de 50 animales y lo que llaman la clase media ganadera (17% de predios entre 50 y 500 hectareas) y finalmente el 1.1% de los predios (1.564) albergan mas de 1.000 animales y….????

    … de que sirve saber que la ganaderia participa con poco menos del 3.6% del PIB nacional…eso será significativo??? que se note que hay estudios solidos, por que es que el papel lo aguanta todo, pero en el campo todo es diferente, las Sales, los concentrados, los fletes, las vacunas, Agroquímicos, medicamentos y maquinaria suben de precio!!!, las vias?!!, una cosa es mostrarle al pais una realidad a traves de dos personajes que lideran el sector Agropecuario de colombia y otra muy distinta la que vivimos los que “SOBREvivimos del campo” ¿esa es nuestra idilica política rural??…

    Que pasará con los 30 mil millones de pesos que prometió el Dr. Juan Camilo Restrepo para modernizar la pequeña unidad ganadera con transferencia de tecnología?, son 350 mil familias que viven de la leche, y los de la carne?… creo que esto se convirtió en cifras y cifras, y nada más!

    Respetuosamente,

    Rodrigo

  2. Yo lamento decir que el artículo es un acierto si se elimina el sesgo profesional. Es decir, si miramos el artículo desde una óptica comercial y de empresa no hay nada que refutarle.

    Si uno mira la ceba de ganado desde una perspectiva de negocios es imposible no darse cuenta de que hoy en día es uno de los peores negocios que existen, si no es que es el peor de todos.

    El Dr. Zárate nos dice en el comentario anterior que estamos cansados de las cifras. Y es cierto, pero adicional a eso yo quisiera agregarle al comentario anterior unas cifras que quienes tienen cebas con seguridad conocerán.

    En Colombia, según cifras de Fedegan, se tienen 0.66 UGG por hectárea, lo que equivale a decir que se tienen 297 Kg de Bovino por hectárea.

    Si un mediano productor tiene una finca de 50 hectáreas con esos datos de Fedegan podría tener hasta 33 UGG en su predio. (Estos son promedios nacionales) pero para hacer un simple ejemplo digamos que en esta finca se tienen 50 animales hasta su finalización.

    El mismo Fedegan nos dice que la GDP (Ganancia diaria de peso) está entre los 0 y los 450 gramos / día.

    Véamos cómo se comporta esta finca si se tiene un empleado que cuesta $22.000 diarios y el kilo de ganado gordo está a $3.100 en el frigorífico.

    Ahora vienen las cifras:

    Con 100 gr de GDP el productor obtiene: $15.500 diarios. Le faltan $.6.500 para pagar el empleado. Pierde $2.340.000 por año. (Pierde $195.000 mensuales).

    Con 200 gr de GDP el productor obtiene $31.000 diarios. Quedan a su favor $.9000. Gana $3.240.000 por año. (Gana $270.000 mensuales. Medio salario mínimo).

    Con 300 gr de GDP el productor obtiene $46.500 diarios. Quedan a su favor $24.500. Gana $8.820.000 al año. (Gana $735.000 mensuales).

    Con 400 gr de GDP el productor obtiene $62.000 diarios. Quedan a su favor $40.000. Gana $14.400.000 al año. (Gana $1.200.000 mensuales).

    Si uno mira los resultados con 400 gr de GDP puede parecer interesante pero ahora imaginemos esa cifra descontando los siguientes ítems:

    1. Vacunas.
    2. Vitaminas.
    3. Desparasitaciones.
    4. Sales.
    5. Baños.
    6. Tratamientos.
    7. Servicios técnicos y/o profesionales.
    8. Mantenimiento de instalaciones.
    9. Viajes del propietario a la finca.
    10. Imprevistos.
    11. Mortalidad.

    Descontando esto ya sabemos que no queda nada y se pierde dinero. Y esto es con una finca de 50 novillos pero ya sabemos que la mayoría de productores tienen menos que esto.

    Ahora vemos a unos zascandiles del embeleco vendiendo en nombre de DIOS las fórmulas milagrosas en las que siguiendo una receta prodigiosa los animales ganan 1.000 gr al día o más como si eso fuera aplicable a todos los predios, a todas las vacas, a todos los pisos térmicos, a todas las topografías y a todos los bolsillos. ¡Qué fácil es producir carne y leche en Power Point!

    Es una realidad triste, pero sigue siendo una realidad.

  3. Camilo Padilla

    Lo que faltaba, que unos teoricos salgan a justificar la entrada de carne de EEUU y de argentina para bajarle el precio al ganadero colombiano. Se le olvida al señor Kalmanovist exdirectivo del Banco de la republica los miles de empleos que aporta la ganaderia y los transportadores de ganado y las plantas de sacrificio, desposte y empaques. Mas bien que el Estado y los municipios se pongan las pilas para modernizar los mataderos y frigorificos como lo exige el decreto 1500 para poder exportar y tener una carne con calidad para los consumidores colombianos y que se restrinjan los intermediarios que son los que encarecen la carne.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *