Home » Clínica » Así es imposible preñar

Así es imposible preñar

Cuando obtenemos malos resultados en un programa de IATF comenzamos a preguntarnos qué pudo salir mal. A menudo comenzamos a buscar respuestas en donde no las hay: ¿las hormonas? ¿El semen? ¿Mortalidad embrionaria por estrés calórico? Si bien todas estas variables influyen en el resultado, no deben ser el punto de partida de la búsqueda de respuestas máxime cuando al tiempo se desarrollan programas en diferentes fincas y solo en una de ellas los resultados son poco satisfactorios.

Quienes trabajamos en esto siempre comenzamos los programas de IATF haciendo una pregunta con respecto al lote que el ganadero quiere trabajar: ¿ha habido problemas reproductivos en este lote? La respuesta a esta pregunta casi siempre es negativa y en la mayoría de los casos se debe a desconocimiento del estado real de sus animales. Cuando hacemos esta pregunta queremos saber si ha habido presencia de abortos; si algunos animales han sido diagnosticados como preñados antes de los 45 días (por palpación rectal o ecografía) y luego aparecen vacíos en un segundo chequeo; si hay animales que estando en buena condición corporal y con separación de la cría se demoran mucho tiempo en cargarse, etc.

El caso que presento ocurrió en una finca dedicada a la cría en zona tropical del departamenton de Santander. En este predio se trabajaron en total 26 animales y se logró un resultado de  8 animales preñados para un resultado del 31%. Un resultado bastante bajo teniendo en cuenta que en la misma zona, en otras fincas, conseguimos resultados superiores al 60%.

En la anterior imagen vemos las ecografías tomadas a los animales que salieron positivos en este programa. Sin embargo, algunos de estos animales no llegaron a parir por lo que fue necesario comenzar a buscar las causas de este problema reproductivo.

La única forma de saber qué ocurre en realidad es enviando muestras al laboratorio. Esta medida encuentra resistencia debido al supuesto alto costo de las pruebas pero en realidad esto es muy económico si con ello vamos a descubrir la magnitud real del problema que tenemos en la finca.

Se realizaron pruebas en 6 animales las cuales arrojaron los siguientes resultados:

5 de 6 animales resultaron positivos para leucosis bovina. A continuación una breve reseña de esta enfermedad:

La LEB es provocada por un virus que puede llegar a infectar a un elevado porcentaje de los bovinos de un establecimiento. Sin embargo sólo un bajo número de ellos, generalmente mayores de tres años, pueden desarrollar síntomas clínicos de la enfermedad caracterizada por la presencia de tumores (linfosarcoma) y es mortal. El resto de los bovinos infectados que no desarrollan la enfermedad clínica constituyen la principal fuente de contagio de la infección, puesto que son portadores de por vida del virus. La forma de detectarlos es determinando la presencia de anticuerpos . De los bovinos que tienen anticuerpos contra el virus de la LEB, en un 30% está incrementado el número de glóbulos blancos (fundamentalmente linfocitos) en sangre circulante y se los denomina: bovinos con linfocitosis persistente. Es importante su detección porque representan una relevante fuente de contagio.

El bovino infectado es la fuente de diseminación del virus, siendo la transmisión horizontal la más importante y la que produce mayor cantidad de nuevos infectados. Esta ocurre por el traspaso de los glóbulos blancos (linfocitos) infectados con el virus de un bovino enfermo a otro sano. En las secreciones y fluidos biológicos ( sangre, leche, calostro, secreción nasal, saliva, semen y orina ) se pueden encontrar linfocitos infectados, pero la mayor proporción de ellos se encuentra en la sangre de los vacunos enfermos. Por lo tanto, todas las prácticas tales como: extracción de sangre, vacunación, castración, descorne, inyección de medicamentos, cirugía, tatuaje, etc, que se realicen sin respetar las medidas higiénicas, son las vías más importantes de transmisión. Los artrópodos hematófagos parásitos de los vacunos (tábanos, mosca brava, etc.) podrían ser otra vía de diseminación de la infección.

Tomado de: http://rafaela.inta.gov.ar

Para IBR 6 de 6 animales resultaron positivos. A continuación una breve reseña de esta enfermedad:

La Rinotraqueitis Infecciosa Bovina es causada por el Herpesvirus Bovino (BHV). Afecta a los bovinos en todo el mundo. El virus penetra en el animal por vía aerógena principalmente; replica en las mucosas de las vías aéreas superiores y en las tonsilas; posteriormente se disemina a la conjuntiva y a través de los axones neuronales se transporta al nervio Trigémino quedando, principalmente, acantonado en el ganglio de Gasser y otros (estado de latencia). Puede ocurrir, en esta etapa, un estado de viremia leve. Luego de un perÍodo de incubación de 2 a 5 días se pueden observar una diversidad de síntomas asociados a los diferentes subtipos de BHV (cuadro 1): descargas nasales y oculares (serosas o purulentas), intensa salivación, estado febril, inapetencia, diarrea, depresión y síntomas nerviosos; vulvovaginitis, balanopostitis y aborto, el cual puede ocurrir de manera indirecta como consecuencia del estado virémico/febril o directo por la infección viral del feto. El BHV puede ser aislado de las secreciones nasales -oculares a partir de los 14 días aproximadamente. La infección provoca una respuesta inmune detectable a partir de los 10 días aproximadamente. Luego de alcanzar los niveles máximos tiende a descender para permanecer con títulos bajos indefinidamente. Hasta aquí es lo que sucede en un bovino que se infecta por primera vez. A lo largo de la vida del animal pueden ocurrir nuevas infecciones o reactivaciones del virus, generalmente provocadas por múltiples situaciones estresantes, con signología menos marcada.

Tomado de: http://www.sitioagroganado.com

Para DVB también resultaron positivos todos los animales muestreados. A continuación una breve reseña de esta enfermedad:

Cuando una hembra preñada se infecta con DVB puede ocurrir aborto, parto de terneros con alteraciones congénitas (ceguera, defectos en piel, problemas de equilibrio y locomoción, etc.) o nacimiento de terneros de aspecto “normal” pero portadores de la infección. Estos animales persistentemente infectados (PI) con el virus son susceptibles de padecer enfermedad de las mucosas si, en algún momento de sus vidas, se infectan nuevamente con una cepa virulenta de DVB.

El estado de portador persistente también implica que las secreciones (oculares, nasales, saliva, semen, etc.) siempre están contaminadas con virus resultando dichos animales fuente de contagio y diseminación de la infección. Se estima que del 1 al 3 % de los bovinos de un establecimiento ganadero con DVB presentan tal condición. Asimismo, si el animal portador PI es una hembra, ésta puede contagiar a su feto dando una cría infectada y cerrando el ciclo de la enfermedad.

Tomado de: http://www.ganasal.com

De los 6 animales muestreados todos dieron negativo para Leptospira pero 2 de los 6 animales dieron positivo para Brucella aunque la prueba fue realizada por Rosa de Bengala por lo que se requiere confirmación. En esta finca no se realizó prueba para detectar Neospora.

Con estos resultados de laboratorio se explica más que cláramente por qué el resultado obtenido en esta finca fue inferior al 50%. A continuación algunas recomendaciones que usted debe tener en cuenta si le interesa la fertilidad de su hato:

  • Vacune, revacune y no deje de hacerlo año tras año. Si quiere conocer un plan vacunal reproductivo aquí hay uno que le puede servir: ir al Plan Vacunal Reproductivo.
  • Una aguja por animal es lo indicado. Es mejor perder tiempo cambiando la aguja que perder tiempo, crías y dinero en tratamientos costosos.
  • Registros. Una vaca que sigue vacía luego de 180 días post parto algo tiene.
  • Chequee con regularidad. Bien sea por palpación rectal o por ecografía. Un chequeo regular le puede indicar la presencia de reabsorciones o abortos que de otra forma pasarían inadvertidos.
  • El laboratorio es su oráculo, úselo.

Y a los colegas: no trabajen por vacas preñadas hasta no tener en la mano estos resultados.

10 Comentarios

  1. Julio Cesar Miranda Santamaria

    Muchas veces uno descuida la sanidad animal y pretende evaluar la condicion del hato de manera visual sin siquiera sospechar la cantidad de enfermedades que nos estan afectando y que a la vez nos estan haciendo perder dinero. Pero en los programas de inseminación a tiempo fijo no solamente las enfermedades son las causantes de los pocos logros en estos programas, por ejemplo: yo me he encontrado con técnicos que se “casan” con un producto específico y no se percatan que las patologias en el hato son diferentes para cada uno de los individuos, muchas veces no se tiene la paciencia de seleccionar los animales a tratar de manera que sean homogeneos -por así decirlo- en sus condiciones reproductivas lo que conlleva a aplicar productos y a establecer protocolos que nos llevan a fracasar en estos programas.

  2. Esteban Quito

    Desafortunadamente,estos casos abundan en la práctica reproductiva cuando trabajamos con IATF. Me ha pasado con 4 fincas que los resultados menores al 50% a la IATF son precisamente, debido a IBR y Leptospira (en mi caso) en vacas vacias a la palpación después de la inseminación. Los productores son bastantes reacios a muestrear las vacas antes de programarlas, y casi le toca a uno rogarles a ellos para que las muestreen y mostrarle la causa de la baja en la preñez. Cuando les mostramos los resultados del laboratorio,llega el finquero vecino y le dice que fue el veterinario que les “machorreo las vacas”, y adivinen a quien le cree el finquero…..ah?

    Amo mi profesion, y sé que cuando tenemos éxito ponemos un granito de arena a sacar adelante este país competitivamente,pero estos casos dan una mezcla entre risa y rabia….

    Saludos desde la orinoquia.

    • Hola Esteban. Mejor no lo podía haber dicho. Desafortunadamente el veterinario o el técnico terminan siendo los responsables de los malos resultados a pesar de contar con experiencia y utilizar productos de alta calidad.

      Uno como profesional no debería hacer programas de IATF en donde no vacunan pero si uno adopta esa política entonces no trabajaría nunca. O casi nunca. En mi caso puedo decir que son contadas las fincas que conozco en donde chequean a sus vacas problema y más contadas aún son aquellas fincas en donde vacunan rigurosamente cada año.

  3. Luis F. Ramirez

    Infortunadamente todos estos planes fracasan porque el control de estas enfermedades no es de carácter “OBLIGATORIO”, porque es esa es la única manera que los ganaderos nuestros implementan planes vacunales serios continuos y con monitoreo….. obligados!!!..

    No hemos podido concientizar el 100% de los ganaderos de la importancia de vacunar contra fiebre aftosa que es el programa bandera de erradicación por vacunación en Colombia, mucho menos contra brucelosis. Que podemos esperar de planes y programas de control de las enfermedades que afectan directamente la reproducción en los hatos. Pasan inadvertidos ante los ojos del sector, pues sin diagnostico de laboratorio es prácticamente imposible su manejo.

    Por eso considero que el fracaso que se obtiene en los programas de IATF tiene un altísimo componente de idiosincrasia y costumbres de nuestros ganaderos y contra eso si es muy difícil luchar.

  4. Cesar Blanco Isaza

    Como se prepara la minfusión de palo de cruz, para la hematuria

  5. Fabricio Moreira

    Muy buen artículo. En ocaciones nos vemos obligados a trabajar en programas IATF sin realizar los respectivos analisis debido al alto costo de los mismos, en mi caso, en mi país realizar un perfil reproductivo tiene un costo de 30 dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *