Home » Clínica » Caso Equino: Infosura crónica

Caso Equino: Infosura crónica

Una infosura crónica es una enfermedad o desorden altamente invalidante para el caballo. El organismo trata de adaptarse con mejor o peor fortuna a las secuelas de la ruptura de la  unión de las laminillas del pie con las del casco. Toda esta unión se ve reemplazada por un tejido amorfo de naturaleza cicatricial que proporciona una cierta sujeción. Dependiendo de la gravedad de la infosura y de la rotación del hueso, el tejido cicatricial puede suplir con bastante éxito al engranaje de los cascos. A mayor grosor del tejido cicatricial, menor es la estabilización del casco. Por el contrario, muchas infosuras con poca rotación y poco tejido cicatricial pasan desapercibidas para la mayoría de los propietarios.

El tejido cicatricial adquiere forma de cuña, mas estrecha en el rodete y que se ensancha a medida que desciende.  Esto implica que si se deja el casco infosado a su libre albedrío, las deformaciones pueden adquirir  una gravedad realmente exótica. Estas deformaciones, además de tender siempre a agravar el cuadro de rotación, provocan efectos de palanca que invalidan aun mas al animal infosado, provocando dolor y microhemorragias en cada paso. Urge por tanto, en el tratamiento de las infosuras crónicas el eliminar todo el tejido muerto y reducir la cuña cicatricial tanto como se pueda.

Abordamos hoy el tratamiento de un caballo PRE infosado crónico antiguo, que ha sido recuperado con vistas a ejercer de semental.

Los cascos de las manos presentan un aspecto francamente deplorable, como se puede ver en las fotografías. No ha sido tratado a tiempo y la infosura se ha cronificado. Su mano derecha padece unas secuelas bastante mas graves que la izquierda. Aun con todo, el animal se mueve, aunque con cierta dificultad, y es capaz de cubrir yeguas. El propietario es consciente de la gravedad de la infosura y las expectativas se limitan a procurarle la mejor movilidad posible dentro de su estado y proporcionarle una calidad de vida aceptable. En lo sucesivo, el caballo vivirá en un prado y se utilizará como semental. Estas expectativas son razonables y nos permiten pensar que se podrán conseguir unas mejoras aceptables en el caballo.

En la fotografía podemos ver el casco de la mano derecha. A resultas de la infosura se ha formado un absceso que ha reventado en la corona y que ha desorganizado por completo la mitad lateral del pie. Aun con todo, el caballo ha conseguido superar la infección y el nuevo casco crece empujando a la materia cornea muerta. En la región de los talones, llega incluso a desbordar al casco viejo, superponiéndose a el. La corona presenta abultamientos significativos de lo que pudiera ser una artritis periarticular, es decir, que toda la articulación del hueso tejuelo y del  hueso corona pudieran estar invadidos por sobrehuesos y tejido óseo de nueva formación. Quizás la articulación este soldada entre si. Esto tendrán que dilucidarlo las radiografías.

En la mano izquierda, aunque no aparenta las deformidades de la derecha, hay mucha materia cornea muerta. y el estuche corneo esta adoptando la clásica forma de babucha oriental. El caballo apoya esta mano solamente por la zona de los talones, con lo que la lumbre del mismo apunta hacia arriba. Este dato apunta a que la rotación del hueso tejuelo también es importante en esta mano.

Las radiografías no son muy buenas, pero nos aportan gran cantidad de información. He remarcado los perfiles de los huesos en negro para que se puedan distinguir con claridad. En principio el hueso tejuelo aparece con los bordes bastante remodelados, pero bastante menos de lo que se podría pensar a la vista de las deformaciones del estuche corneo. El eje de las falanges es aceptablemente recto, lo que mejora el pronostico. Una rotación capsular en la que se mantiene el eje de los huesos siempre es mas fácil que aquella en que el hueso tejuelo esta rotado por la contracción del tendón profundo. Como dato reseñable, en rojo aparece perfilado un gran sobrehueso que envuelve casi por completo al hueso de la corona y que es el responsable del abultamiento que se aprecia en el menudillo del caballo.

Con las líneas verdes trazamos el aspecto que queremos darle al casco. Eliminaremos casco por la planta hasta que el borde quede mas o menos paralelo al hueso tejuelo. Por las lumbres eliminaremos todo el tejido muerto hasta que la superficie sea paralela a la superficie dorsal del tejuelo.

La mano izquierda presenta un aspecto parecido. Hay una gran rotación capsular, pero se conserva una alineación aceptable de las falanges. Aunque no se aprecia en las radiografías, es lógico pensar que hay una gran desmineralización del hueso tejuelo y que sus bordes estarán bastante iregulares. Sin embargo, dado el tiempo que el caballo lleva infosado y su relativa adaptación, nos induce a pensar que no hay osteítis infecciosa. Las líneas rojas trazan el aspecto final que tendrá el casco una vez eliminado todo el tejido corneo muerto.

Abordar el recortado de unos cascos como los de este caballo implica toda una serie de inconvenientes. Por fortuna, el caballo es dócil y se deja manejar, lo que evita tener que sedarle. Si  que era previsible la  dureza excepcional del tejido muerto. Abandonado a su suerte y sin hidratación del plasma sanguíneo, el casco muerto se deseca y adquiere una dureza pétrea, ante la cual se muestran impotentes las mejores tenazas de corte. Tampoco se puede utilizar la cuchilla y el mazo, pues cualquier golpeteo en los mismos produce dolor. Por suerte tenemos al ya conocido disco de 23 dientes, utilizado para el recorte de cascos de los bueyes. Hoy se ha mostrado como una herramienta valiosísima. Los dientes del disco van cortando el tejido corneo con gran facilidad. En cascos infosados, como el del pony de la fotografía ha sido primordial.

Recortamos primeramente la mano derecha por la palma con la amoladora y el disco de 23 dientes. Llama la atención que por su lado externo o lateral, aparecen unas grietas profundas y llenas de material necrotico y suciedad, en tanto que por su parte interna o medial, la línea blanca ni siquiera aparece ensanchada. Esto se debe a que la infosura ha sido muy lateralizada, es decir, el hueso tejuelo no solamente ha girado hacia abajo, sino que se ha rotado hacia uno de los lados.

Rebajamos también la mano izquierda. Los talones están deformados y el casco se ha desplazado hacia adelante. Podemos destacar, como muy buena noticia, que el casco no presenta sensibilidad excesiva a la presión en la punta de la ranilla.

Apoyando la mano derecha en el trepie, procedemos a quitar todo el tejido muerto hasta dar al casco una forma mas funcional. Limpiamos todos los recovecos del mismo, hasta obtener una superficie firme que pueda servir para apoyar el casco en el herraje.

Y en esta vista frontal podemos apreciar como el casco nuevo, que al no tener peso crece mas deprisa, se superpone sobre el casco viejo. En el fondo de la depresión ,a escasos milímetros, se encuentra la superficie del hueso tejuelo.

No he querido ser demasiado agresivo en este primer herraje y eliminar por completo todo el casco muerto o la cuña cicatricial. No hay duda de que el caballo, solamente por quitarle todo el casco muerto va a tener una gran mejora. Por tanto, el herraje es sencillo, con una herradura napoleónica y material de impresión dental que ya hemos utilizado en otras ocasiones. Hemos puesto un poco de resina Equilox rellenando los recovecos de la tapa a fin de que mejore la estabilidad y los clavos que sujetan la herradura queden un poco mas firmes.

El plan de herraje consiste en observar como reacciona el caballo ante esta reseccion del casco muerto, para después buscar un herraje sencillo y económico, que le permita vivir en un prado y realizar las funciones de semental. Personalmente tengo la impresión de que el caballo, con un herraje de banana o unas herraduras de aplomo natural NBS con plantilla, podría ser perfectamente funcional.

El casco de la mano izquierda una vez eliminado todo el tejido muerto. También fue herrada con una herradura napoleónica con plantilla y material de impresión dental. Cuando escribo este articulo, varios días después del herraje, el caballo se muestra muy cómodo con su herraje. Ha mejorado mucho sus movimientos y es de esperar que con el paso de los días, su calidad de vida experimente una mejora sustancial.

Varias semanas después, hemos vuelto a herrar al caballo. Durante este tiempo ha permanecido suelto en libertad en un gran prado, con la compañía de su tropel de yeguas. Aun con sus problemas, la mejoría en la movilidad del caballo ha sido evidente. En la ultima semana tuvo un absceso en una de sus manos, que reventó en la corona drenando pus negro, indicativo de que solamente afectaba a la materia cornea de la muralla. Los cascos han crecido bastante, aunque ya no tienen la forma aberrante de la primera vez. Como podemos ver en la fotografía, el nuevo casco tiene una forma distinta al antiguo, mas funcional y mas parecida a un casco normal. Cuando este nuevo casco llegue al suelo, la funcionalidad del caballo se vera muy mejorada.

Hemos rebajado en profundidad la mano izquierda. Aun se  mantienen los hematomas en la parte interna de las lumbres. Sin embargo han desaparecido de la parte externa. No parece haber sensibilidad en la punta de la ranilla. Es buena señal.

La mano derecha recupera poco a poco su típica forma circular. Al rebajar la palma, aparece el absceso que le ha reventado en la corona. Drena pus negro, lo que quiere decir que es un absceso que afecta  únicamente a la línea blanca y a la muralla. No es el típico pus marrón o blanquecino que hemos visto en otros casos de infosura.

Para este segundo herraje hemos elegido las herraduras de banana. Este tipo de herraje, polivalente para muchos de los problemas de los pies de los caballos, aporta una solución fácil y barata. De una parte, la superficie curva de la herradura, con una curvatura uniforme y continuada  permite que el caballo escoja el punto de apoyo que mas cómodo le resulta, alineando las falanges y consiguiendo el equilibrio necesario en la acción de los tendones antagonistas. No es casualidad que el caballo pise de esa forma. Cuando el caballo coloca el pie en el suelo, se puede ver como balancea el casco hacia adelante y hacia atrás, tanteando. Al momento se da cuenta de que hay un punto en donde se encuentra mas cómodo o le duele menos, y ahí se va a colocar.

Por otra parte, la placa de plástico compensada  ofrece un soporte rígido al interior del pie, acompañado de la silicona de impresión dental. El material plástico, mas blando que el casco, permite que los talones puedan descender cuando están sobreelevados, a la par que compensa el profundo rebajado que se ha hecho de los mismos, evitando las tensiones en el tendón flexor profundo.

En la mano derecha podemos ver las ulceras de la corona por donde ha reventado el absceso. Como se puede ver en las radiografías, la corona de esta mano esta muy afectada por una artritis periarticular, que le continuará provocando cojera aun cuando se recuperase por completo de la infosura. De ahí el abombamiento de la corona y el tamaño sensiblemente mas grande de la misma con respecto a la mano izquierda.

Visto por detrás ,se observa mejor el tamaño desigual de las manos. También se puede ver como a pesar de que las herraduras de banana son iguales y tienen idéntica curvatura, cada mano esta a una altura distinta. Es lo que se llama “cuña de aire”,es decir, el espacio que queda entre el hierro de la herradura y el suelo. Precisamente, es esta cuña de aire la que permite que el caballo escoja en cada casco la posición que mas cómoda le resulta. Así, en una mano puede colocar el peso muy adelante, mucha cuña de aire, y en la otra, colocar el peso mas atrás, con lo que la cuña de aire es menor.

El caballo fue devuelto a su prado. En general, la evolución del caso es satisfactoria. Tampoco se esperan resultados espectaculares,.Somos conscientes de la gravedad de las lesiones que presenta y nuestras expectativas son las de mantener al caballo con una buena calidad de vida. Y estos dos meses de libertad en el prado dan fe de que el caballo es relativamente feliz.

A los pocos días recibimos las radiografías que se habían encargado. En la mano izquierda llama la atención la gran destrucción de la punta del hueso tejuelo. También se observan grandes áreas de desmineralización del tejuelo y de las demás falanges.

Como positivo podemos destacar que el eje de las falanges se mantiene recto y que no parece haber signos de una infección activa. La herradura de banana coloca el punto de apoyo en la vertical del centro de articulación, lo que minimiza las tensiones que se producen con el movimiento. El caballo tiene las menos molestias posibles que son de esperar en su situación.

La mano derecha no parece tan destruida y se perfilan mejor los bordes del navicular y del tejuelo. Sin embargo, llama la atención la masa de hueso de nueva formación sobre la superficie del hueso corona. Esta masa (sobremano) es la responsable de la gran deformación del casco a nivel de la corona, y seguramente añade dolor al ser la zona de paso del tendón extensor común del dedo.

A la vista de las radiografías y de la evolución del caballo, podemos pensar que se ha tocado techo en la mejoría del caballo. Probablemente sea así. La gran destrucción del hueso tejuelo y el grado general de desmineralización, unido a la artritis, quizás no permita obtener del caballo nada mas que lo que se ha obtenido hasta ahora. Probablemente, con los herrajes adecuados, mejore un poco mas su mecánica de movimiento y el aspecto general del casco, pero poco mas se puede hacer sin entrar en una dinámica de elevado coste para el propietario sin garantía alguna de otra posible utilización que no sea la actual de semental. A nuestro juicio, si se mantiene correctamente herrado y protegida la palma del casco, el caballo podrá mantenerse en un pequeño prado y ejercer de semental. Es conveniente mantenerle bajo de peso y su dieta debiera de consistir solamente en hierba verde y heno.

Nota del editor: Esta información ha sido tomada de la web profesional de Gabino Fernández Baquero a quien agradecemos por permitirnos reproducir sus experiencias en este sitio. Todas las imágenes son propiedad de su autor y no pueden ser utilizadas con fines comerciales sin permiso expreso de su propietario. Interesados en conocer su sitio web pueden visitar: www.farriergabino.com.

3 Comentarios

  1. HIVANNA COLLO

    Quedo totalmente sorprendida con las imágenes!!!.., trae a mi memoria recuerdos de casos vistos cuando en dicho momento me encontraba estudiando auxiliar de enfermeria en el Servicio de Veterinaria y Remonta del Ejercitos, pero al extremo de este ejemplar nunca, realmente sorprendente y que trabajo impresionante el de devolverle lo mas parecido la forma a un casco normal, tube como experiencia por supuesto no grata, de que mi caballo que hoy no se encuentra conmigo, que padeciera esta patologia, infosura cronica, rotacion de la tercer falange con perforacion de suela, claro que nunca a este extremo, por suerte tubo una mejoria impresionante, para el caso de mi caballo, cabe la posibilidad que dicha patologia fue causada por esceso de peso, cascos largos y el dia antes de padecer infosura aguda, estubo galopando con caballos lindantes , muchas gracias por tan valioso material. Saludos desde el Uruguay. Hivanna

  2. Ricardo Ferrer

    Actualmente resido en el sur de Francia. Tengo un caballo infosado o que estuvo infosado (no se en que caso se encuentra), empezó hará dos meses a día de hoy. La yegua en este caso hoy en dia no presenta problemas aparentes.. Ante el diagnostico supimos que era infosura, y mas cercano a lo inmediato el caballo fue tratado, antihistaminicos, cortisoides, variacion en la dieta (radical), incluso sangrías… hielo en el hinchazón y seguimiento… Todo por hacer abrir los vasos sanguineos de las extremidades que yacían supongo obstruidos, eliminar las endotoxinas… En fin… el mayor problema al que me h enfrentado.

    Actualmente tengo el animal aun en pie… vivo y vivaraz… pero me preocupa el hecho de que no sea herrado, nunca ha sido herrado.. los cascos crecen, y lo que mas temo es la “palanca” qe se produce por la tension del tendon profundo, que no haga bajar la tercera falange hacia la base del casco… los cascos ens si no sufren importantes deformaciones, solo en en la mano derecha una pequeña abultcion en la corona, y una aplanamiento de ligero las paredes. Que deberia hacer, necesito sugerencias y una toma de contacto, alguien que me guie, por que deberas lo necesito.

    Mi tratamiento, va desde la homeopatia, la dieta los masaje spara reactivar la ciirculacion y todos los medios naturales posibles… pero creo que un herrero profesional deberia darle o rectificarle la forma al casco para prevenir la rotacion de la falange, abierto a sugerencias.

    Se despide y agradece vuestra ayuda, Ricard Ferrer.

  1. Pingback: Sobre Caballos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *