Home » Clínica » Anestesia del pie bovino

Anestesia del pie bovino

El empleo de tranquilizantes o neurolépticos como la acepromacina; que son sedantes con acción analgésica, como la xilacina, y anestésicos con acción miorelajantes, como la ketamina es común en la práctica buiátrica, que facilitan el manejo con el animal.

El uso de acepromacinas para el trabajo podal es importante porque el animal permanece indiferente al medio que lo rodea; sin embargo, la dosis nunca de debe ser mayor a 3-5mg/100kg. con el fin de evitar que caiga el animal. La administración puede ser por vía intramuscular o endovenosa. Se recomienda para toros indóciles para poder entrarlos al brete. También lo podemos usar para el prolapso peneano inducido.

Las xilacinas son sedantes y relajantes musculares con acción analgésica, con 4 escalas de dosificación, pero para el trabajo podal sólo se recomienda la primera escala en la que el animal tiene una sedación con ligera disminución del tono muscular, donde se logra con dosis: 0,05 – 0,1mg/kg.

Las ketaminas son anestésicos con acción miorelajantes, pero debido a su acción el animal queda de decúbito, lo que no es deseado en la práctica podológica cuando se usan bretes de contención.

Se recomiendan combinaciones de ketamina (2mg/kg) con xilacina (0,04mg/kg).

ANESTESIAS REGIONALES INTRAVENOSAS

Son las de elección para las interveciones quirúrgicas del pie que siempre están asociadas con dolor intenso. Se emplean los clásicos medicamentos, lidocaína en sus presentaciones 2%.

CONTRAINDICACIONES: Está contraindicado usa epinefrina como coadyuvante, porque podría causar necrosis en la red capilar del corion.

Se usan las venas digitales y se pueden usar cualquiera de ellas previa ligadura, con agujas calibre 18. Se localiza la vena, se coloca la aguja y se deja salir un goteo de sangre, luego se introducen 10ml de lidocaina al 2% y el efecto anestésico es prácticamente inmediato.

En la figura 1A se va la distribución del paquete vasculonervioso digital, tanto anterior como lateral, siendo más fácil el uso de la venas laterales.

Cuando existen procesos inflamatorios importantes, la visualización de la venas se hace difícil, en estos casos se realizan ligaduras altas con algún elemento que presione la circulación de la vena safena para evitar que la sangre y el medicamento se alejen de la zona a anestesiar.

En la figura 2 se observa la ejecución de la anestesia regional en sus 2 tiempos: primero la inyección y salida de sangre, y segundo la administración de anestésico.

Es de mucha utilidad, cuando se necesita intervenir en el espacio interdigital, el uso de lidocaína 20ml, al 1%, inyectando por la parte posterior del espacio interdigital hacia a la parte anterior, y retirando la aguja para inocular el anestésico, logrando una sensibilización completa muy importante para la intervención de callos interdigitales.

ANESTESIA TRONCULAR

Este método consiste en el bloqueo anestésico de los troncos nerviosos responsables de la inervación de las extremidades distales en los miembros anteriores y posteriores.

Se procede a tranquilizar al animal y a limpieza por debajo del nudo.

Se localiza el nudo y el primer punto de inoculación es anterior,  colocando la aguja en forma perpendicular e introduciéndola aproximadamente a un cm. de profundidad, se inyectan 5-8ml de solución al 1-2%. (Fig. 3)

El segundo punto es posterior y entre los dedos accesorios. La profundidad de la inyección debe ser de 2 cm. (Fig. 3B)

El tercer y cuarto punto de inoculación son laterales (interno y externo), y su ubicación es de 2 cm. por encima de los dedos accesorios. La aguja debe colocarse en forma lineal al hueso y a medida que se va retirando se va aplicando la anestesia, en dosis de 5-8ml. de solución al 1-2%. (Fig 3C)

Fuente | En las patas de las vacas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *