¿Conoces nuestros cursos?
Home » Clínica » La culpa es del dueño
La culpa es del dueño

La culpa es del dueño

Saludos a todos nuevamente y en esta ocasión continúo mostrándoles otro caso más de Actinomicosis en vacas Lecheras de Crianza intensiva, que afirmaría que en nuestro medio cada vez mas va tomando nuevas víctimas, teniendo a un solo culpable, “el Hombre”.

Menciono al Hombre, ya que debido a que esta es una enfermedad de curso lento, de desarrollo y patogénesis lenta, el sistema inmunológico detiene con gran intensidad el avance de este agente y de la expansión de las lesiones que esta ocasiona.

Además  debemos añadir a la falta de instrucción en la realización de un Diagnostico Diferencial entre una lesión de Actinomicosis y un absceso Interno (este puede estar en el sub cutáneo o en el tejido muscular); se menciona esto por la ausencia en la descripción de los casos y a la nula estadística que pueden ofrecerte los establos y predios de nuestro país.

Otro factor importante es como mencione en el artículo anterior, en que no contamos con ninguna presentación de Ioduro (Potasio o de Sodio) de uso veterinario para proceder al tratamiento endovenoso; solo es común realizar tratamiento de inyecciones intramusculares de Penicilinas más Estreptomicinas en terapias de 5 a 6 días seguidos, situación que no trae resultados satisfactorios.

En este caso que les presento es nuevamente otra vaca lechera afectada de Actinomicosis  pero ya no como en el episodio  anterior (Lesión bilateral en los maxilares superiores), si no una lesión difusa que abarca toda la superficie del maxilar inferior izquierdo con compromiso, de tejido sub cutáneo, ganglios linfáticos regionales y hasta podríamos mencionar un compromiso de los tejidos blandos del interior de la cavidad oral (lengua, frenillo, carrillos, etc.), en esta última mención  no dejamos  como una suposición ya que no se realizo la inspección respectiva del interior de la cavidad bucal.

Este caso es más que seguro que mucho de culpabilidad la tiene el dueño de este predio debido a la dejadez en tratar oportunamente a este animal;  además en que existe la posibilidad que solo le estuvieran realizando un tratamiento como si se tratara de un absceso convencional del rostro, el cual solo les realizan lavado internos con soluciones salinas y antibióticos locales, situación que para una Actinomicosis no aporta mucho ya que la infección se encuentra en cavernas del Hueso y no en el tejido adyacente.

Acerca de Renato Guinet

Es Médico Veterinario egresado de la casa de estudios Universidad Alas Peruanas en la ciudad de Lima, Perú. Su experiencia la ha adquirido en clínica y sanidad en ganado vacuno lechero, engorde intensivo y caprinos de leche. Trabaja como Desarrollista a Nivel nacional de Laboratorios Agrícola Veterinarios SAC de la ciudad de Lima y es un asiduo colaborador del portal Perulactea y ahora del Blog Ganadero.

2 Comentarios

  1. Muy buen aporte, pero debo hacer una pregunta ¿Si las penicilinas y estreptomicinas no tienen buena respuesta entonces qué tratamiento debemos de seguir? Como lo mencionas no contamos con Ioduro de uso veterinario, en tal caso podriamos utilizar uno de uso humano y en que dosis?
    Saludos

  2. exelentes imagenes que bueno que ay personas como usted que comparte sus experiensias felisitaciones

Responder

Su Email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top

Switch to our mobile site